Un año más la ‘gasolinera de la suerte’ volvió a hacer honor a su nombre (I)

Un año más la ‘gasolinera de la suerte’ volvió a hacer honor a su nombre (I)

El pasado 22 de noviembre rtve se hacía eco del hecho de que La Lotería de Navidad había sonreído tradicionalmente a las ‘islas afortunadas’ (en referencia a las Islas Canarias), destacando en concreto el hecho de que “el primer premio del sorteo extraordinario del 22 de diciembre ha caído 42 veces en Canarias, 23 veces en la provincia insular de Las Palmas y 19 veces en la de Santa Cruz deTenerife” y que el año 2018 había sido especialmente pródigo con 28 municipios canarios agraciados con el Gordo.

Asimismo destacaba que de todos los lugares donde se compra lotería en Canarias el más famoso era sin duda la gasolinera Repsol situada en Granadilla de Abona que, aunque no es una administración sino un receptor, sin embargo “las colas que se forman para adquirir número para el sorteo de Navidad son impresionantes”.

Viene gente de otras islas solo a comprar en la estación de servicio y, desde que en 2013 dieran una importante parte del premio Gordo, la suerte no ha parado de pasar por esta gasolinera, que ha repartido seis premios consecutivos”, decía rtve en un artículo publicado en su digital rtve.es con el titular El Gordo sonríe a las islas Canarias.

Imagen relacionada

Ese mismo día el digital canariasenred publicaba un artículo refiriéndose al mismo asunto en el que, con el titular ‘Locura en La Chasnera por la Lotería de Navidad: colas y ya no quedan décimos de estos números’, decía:

« La estación de servicio La Chasnera, en el kilómetro 54 de la TF-1 en el municipio de Granadilla de Abona, conocida como ‘El Surtidor de la fortuna’ desde que en 2013 repartiera el segundo premio completo (200 millones de euros) del sorteo de la Lotería de Navidad, se ha convertido desde entonces en un lugar de peregrinación para aquellos que aspiran a sacarse el Gordo o algún pellizco de la tradicional lotería navideña, en la que nunca ha fallado La Chasnera, porque en estos últimos seis años siempre ha repartido parte de los principales premios, incluido algunos décimos sueltos del máximo premio.

Aunque las colas se han ido sucediendo desde hace semanas, ahora, a falta justo un mes para el próximo sorteo, cientos de personas venidas de todas partes de Tenerife, incluso de fuera de Canarias, se agolpan en el mostrador de la receptora situado en la tienda de la gasolinera más famosa de España, tercer receptor de lotería que más vende en el país.

A falta de un mes, según afirma Luis de Montis, director de SELAE (Sociedad Española de Loterías y Apuestas del Estado), ya es imposible lograr la terminación 13 en las máquinas expendedoras, y hay otras fracciones como el 69 o las terminaciones en 5, la más frecuente del Gordo, que son casi imposibles de lograr. De Montis recuerda asimismo que la media de gasto per cápita en Canarias es superior en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, con 57 euros, casi veinte más que en la provincia de Las Palmas. Algunos, no sin razón, afirman que esto se debe a que muchos grancanarios se acercan a comprar la lotería a La Chasnera, que lleva seis años consecutivos dando siempre décimos de los primeros cinco premios. »

Imagen relacionada

El 6 de diciembre, tradicional ‘puente’ del Día de la Constitución que en esta ocasión caía un viernes, con el titular ‘La Chasnera sigue recibiendo un caudal de gente en busca de la fortuna’, Diario de Avisos publicaba:

« La Chasnera, esa gasolinera Repsol que todos conocen desde 2013 como ‘El Surtidor de la Fortuna’, sigue siendo en estas fechas un paso inexcusable para todos aquellos que quieren tocar la puerta de la suerte en la familiar Lotería de Navidad. Aprovechando el puente de la Constitución, hoy se han superado con creces las colas que desde hace semanas se vienen observando en el receptor de lotería del kilómetro 54 de la autopista del Sur, en Granadilla de Abona, en sentido sur. Gente venidas de todas partes, turistas incluidos, pasan a diario por La Chasnera en busca de un número que les traiga la fortuna, atendiendo a ese récord inigualable que tiene la pequeña receptora en tamaño y grande en ventas -la primera de Canarias y la tercera de España- que gestiona el Grupo González, desde que hace seis años repartiera el segundo premio al completo (200 millones de euros) y desde entonces no haya dejado de tocar los grandes premios, incluido décimos suerte del Gordo, como en los dos últimos años.

Con esa fama no es extraño ver colas como las de hoy para hacerse con un número, que ya no puede tener terminaciones como el 13, 17 o 69, agotadas, y queda poco para que tampoco queden números que concluyan en 5, el terminal que más se ha dado en la historia del Gordo. »

Imagen relacionada

El 15 de diciembre, con el titular La Chasnera, seis años ligada a la fortuna’, el mismo diario decía:

« Seis años consecutivos, seis, lleva el Grupo González a través de la gasolinera La Chasnera -y ahora también El Porís-, surtiendo de fortuna a miles de tinerfeños con la lotería de Navidad. Tras los 200 millones de euros que regó por toda la Isla en 2013, a José Miguel González no le ha fallado la cita con la suerte, tanto que ya ha saboreado en los dos últimos años un pellizco de El Gordo, sin ir más lejos 22 décimos en el último sorteo, además del tercer, cuarto y dos quintos premios.

La conocida estación de servicio del kilómetro 54 de la autopista del Sur, en Granadilla de Abona, se ha convertido en un lugar de peregrinación no solo para los isleños, sino incluso para foráneos, tanto que ya le solicitan números de Alemania, Bélgica o incluso China.

José Miguel González, hoy más conocido por la lotería que por el exitoso Grupo González Canarias que gestiona junto a sus hijos Miriam, José y Aarón, comenzó desde abajo, con una pequeña mecánica en Las Zocas, en donde se engendró su gran pasión por los rallies -pasión que continúa Miriam-, hasta que a principios de los ochenta logró montar una empresa que hoy gestiona ocho gasolineras, desde Adeje hasta Geneto, una emisora de radio, un periódico gratuito, acciones de agua, fincas de papas, entre otras, y da trabajo a unas 150 personas.

Pero por encima de todo, José Miguel González es conocido como ‘el surtidor de fortuna’ después de repartir aquellos 200 millones de euros con el 79712, todo el segundo premio de Navidad, un número que trajo de Alicante a través de la administración de El Calvario de Granadilla y que repartió entre sus empleados y vendió en todas las gasolineras, regando a cientos de tinerfeños al menos con 125.000 euros por décimo.

Resultado de imagen de lotería navidad 2019 gasolinera granadilla de abona

Un hecho que le elevó a categoría de personaje en toda la Isla y en todo el país y que nunca olvidará porque “hice feliz a mucha gente que hoy todavía me siguen dando las gracias”. A raíz de aquella fecha, La Chasnera ya es sinónimo de Navidad, con sus colas continuas en el receptor que más vende en Canarias y uno de los tres primeros de España, aunque José Miguel González se ruboriza cuando habla de ello. Según él, “para sacarse el Gordo solo hace falta tener un numerito; yo no juego demasiado, aunque siempre tengo que comprar a algún club de fútbol o asociación”.

Ha sido tal la avalancha de gente que desde entonces se agolpa sobre el mostrador de la tienda de estación de servicio Repsol La Chasnera, que ya dispone de dos máquinas receptoras, recordando González que “las colas se producen sobre todo a dos meses del sorteo, por eso a partir de septiembre incrementamos el personal y las colas se han agilizado mucho”. Colas que deberían evitar si usted busca un número terminado en 5, 13, 17 o 69, ya agotados.

Afirma que “realmente los porcentajes de ganancias en la lotería son muy cortitos, muy ajustados”, pero no esconde que “es un importante complemento más de la estación como la tienda o el lavado, que en este caso con el éxito de La Chasnera llama mucho la atención”, sin que se produzcan celos familiares por aquello de que sus hijos Aarón y Miriam también llevan los otros receptores, El Volcán en Arafo y El Porís. “Somos una piña y lo llevamos muy bien, estoy muy orgulloso de mis hijos” y se emociona al relatar que “aquel día -22 de diciembre de 2013- fue, junto al matrimonio y el nacimiento de mis tres hijos, el día más feliz de mi vida; me sentí un privilegiado de poder hacer tanto bien a tanta gente”.

APUESTA POR EL 2

José Miguel González tiene la corazonada que el próximo domingo puede volver a pasar algo grande en La Chasnera, porque “el día que repartimos los 200 millones de euros también era domingo” y quizás por eso cuando se le pregunta por el terminal del Gordo apuesta por el 2: “Tengo la ilusión que se vuelva a salir ese terminal como hace seis años con el 79712”, aquella vez que fue el inicio del gran idilio entre la familia González y sus gasolineras con la lotería de Navidad. Un idilio que no se ha roto de desde entonces y con visos de perdurar. La cita en La Chasnera. Hasta el domingo. »

Imagen relacionada

Y el día 16, en un artículo titulado ‘Peregrinación al surtidor de la suerte de Granadilla’, Canarias7 publicaba:

« Ana y su marido Andrés han venido desde Madrid, «casi expresamente», para llevarse «un par de décimos» de la gasolinera de Granadilla. Vienen llamados por los millones que este receptor de lotería reparte año tras año. Marcos lleva haciendo cola «20 minutos» y sabe que ya no quedan décimos físicos, sino de la máquina, aunque no va a elegir ninguno en especial, sino «el que haya». Él aprovechó que tenía que hacer «unos recados» en San Miguel para parar y comprar un número, igual que los más de 50 jubilados que pararon en la estación la guagua en la que iban de excursión por la isla para «coger un decimito» esperanzados en llevarse un pellizco de alguno de los premios del sorteo especial de Navidad, «porque aquí siempre toca».

Como ellos, cientos de personas hacen cola todos los días en la estación de servicio La
Chasnera, la segunda gasolinera que José Miguel González abrió en el sur de Tenerife en los años noventa, para llevarse un número de la suerte, una peregrinación que comenzó después de que en 2013 repartiera 200 millones de euros del segundo premio: «Una serie completa del 79712», recuerda González con una gran sonrisa. Dos años antes habían conseguido la concesión del receptor de lotería que más millones ha repartido nunca en Canarias.

Aquel segundo premio del sorteo especial de Navidad de 2013 fue «el mayor premio de la lotería que ha caído junto en Canarias», asegura José Miguel que, haciendo memoria, se convence de que nunca antes se vendió una serie completa y resultó premiada en las islas.

Resultado de imagen de lotería navidad 2019 gasolinera granadilla de abona

La suerte del sorteo de 2013 fue también la suya. A él le tocó «un pellizco» y la satisfacción de ver que «por fin das el pelotazo», porque cuando se vende lotería, dice, «la ilusión que uno tiene es la de repartir muchos millones».

Y vaya si los ha repartido. En los últimos seis años calcula que ha podido repartir unos 250 millones de euros. El año pasado, sin ir más lejos, dio la mitad de los premios que tocaron en Canarias, unos 20 millones de euros (una veintena de décimos del Gordo y varios segundos y quintos premios), pero asegura que pese a vender mucho, sus ventas no representan la mitad de lo que se vende en las islas.

«No sé exactamente cuantos décimos podemos vender», sostiene González, que sí sabe que la serie completa que trae en décimos físicos «se vende en una hora y media» en todas las estaciones de servicio del grupo, ocho en total, repartidas por el sur y el noreste de la isla. El resto de lotería que vende es toda expedida automáticamente.

Lotería tiene en todas esas gasolineras, «y en todas ha tocado siempre algo», pero la que no se libra de las colas, «que van a más según se acerca el día del sorteo», es la de Granadilla, un lugar de peregrinación por el que cada día pasa gente «que viene solo a comprar un décimo o echar una Primitiva» o guaguas de turistas de otras islas «que incluyen en su ruta por Tenerife una parada aquí para coger el número de Navidad». Pero también mandan mucha lotería a la península e incluso a otros países. «Tenemos clientes en Alemania y en Bélgica a los que este año ya les hemos mandado por mensajería los décimos que nos han pedido», explica González.

A una semana para que los bombos comiencen a girar a José Miguel González ya le brillan los ojos y la sonrisa no se le borra de los labios. «Es que la ilusión por que caiga aquí y por repartir mucho dinero a mucha gente es mucha, muchísima», asegura. »

(Continuará…)

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *