Recordando el 15M en su 5º aniversario

20 May, 2016 | Sociedad | 0 Comentarios

El pasado día 15 se cumplió el 5º aniversario del denominado 15M, también conocido como ‘Movimiento 15M’, ‘Los Indignados’, ‘Toma la Plaza’ o ‘Spanish Revolution’, movimiento social surgido de la indignación popular y que se conformó tras la Manifesación del 15 de mayo de 2011, de donde toma su nombre principal y que recorrió más de 50 ciudades de toda España con el lema Democracia Real Ya! No somos mercancía en manos de políticos y banqueros’.

Meses antes ya habían aparecido movimientos como ‘Juventud sin Futuro’ o ‘No les votes’ y, con algo más de antigüedad, ya existían la ‘Plataforma de Afectados por la Hipoteca’ y ‘Anonymus. Gente de estos movimientos a los que se sumaron más de 200 asociaciones de todo tipo fueron las que mayoritariamente participaron en la Manifestación, cuyas principales demandas eran un cambio radical en la política española ya que l@s manifestantes no se consideraban representad@s por el bipartidismo imperante (PP y PSOE) ni por las medidas aprobadas por éstos.

El 15M expresaba su rechazo al desempleo, a los recortes, a la corrupción y a un sistema injusto que considera a las personas sólo como mercancías. Much@s de l@s manifestantes pedían derechos básicos, como el del acceso a la vivienda, al trabajo, a la participación política, a la cultura, a una sanidad y una educación de calidad, reivindicaciones que junto a otras se fueron concretando por la propia evolución del Movimiento 15M y a través de iniciativas como la recogida de propuestas en las acampadas y asambleas que se desarrollaron con posterioridad a la Manifestación.

Los medios informativos tanto nacionales como extranjeros relacionaron en general el estallido de las protestas con la crisis económica, el manifiesto ‘¡Indignaos!’ de Stéphane Hessel, la generación ni-ni, el Mayo del 68 y las revueltas ciudadanas producidas en Túnez, Egipto, Grecia, Portugal e Islandia.

El Movimiento 15M sigue vivo, alimentando a lo largo de estos años transcurridos a gran cantidad de colectivos que han aparecido y que concentran sus esfuerzos en luchas concretas así como a otros que ya existían con anterioridad a los que se han sumado nuev@s activistas. Algunos ejemplos representativos los tenemos en sectores concretos como el de la sanidad o la educación públicas, que se han organizado en las denominadas mareas, la ‘marea blanca’ y la ‘marea verde’ respectivamente.

Según un estudio publicado en 2011, entre 6,5 y 8 millones de españoles participaron de alguna forma en el 15M, ya fuera visitando las acampadas, asistiendo a las asambleas o acudiendo a las protestas. Las manifestaciones y otras acciones se siguen sucediendo a día de hoy, siendo uno de los nuevos lemas surgidos de este Movimiento ‘Vamos despacio porque vamos lejos’.

15M (cartel 'Toma la Calle')

EL MANIFIESTO ‘¡INDIGNAOS!’ DE STÉPHANE HESSEL

Reproducimos lo que dice la Wikipedia sobre el mencionado manifiesto que en buena parte inspiró el 15M:

« ¡Indignaos! (Indignez-vous! en el original en francés) es un libro escrito por Stéphane Hessel en 2010. El autor, ex-diplomático francés, ex-combatiente de la resistencia francesa internado en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, fue también uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. El panfleto político, publicado en formato de librito hacia finales de 2010, llegó a los 1,5 millones de ejemplares vendidos en Francia -marzo de 2011-. En su edición en español está prologado por el economista José Luis Sampedro.

Contenido

En palabras de su autor, antiguo embajador de Francia ante la ONU, la «obra exhorta a los jóvenes a indignarse, dice que todo buen ciudadano debe indignarse actualmente porque el mundo va mal, gobernado por unos poderes financieros que lo acaparan todo». Explica que, aunque «nos jugábamos la vida», en su época, lo tenían más fácil por tener adversarios más definidos: Hitler y Stalin. Sin embargo «… los jóvenes de ahora se juegan la libertad y los valores más importantes de la humanidad».

A lo largo de las 32 páginas del librito, el autor, de 93 años, hace una breve referencia a su participación en la Resistencia francesa, cuando tras la declaración del régimen colaboracionista de Vichy se escapó a Londres para ponerse a las órdenes de De Gaulle. Tras ser capturado y torturado por la Gestapo, una vez terminada la guerra se convirtió en diplomático, participando como jefe de gabinete de Henri Laugier, el entonces vicesecretario general de lasNaciones Unidas, en la elaboración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, redactada en e Palacio de Chaillot, en París. Explica, asimismo, los valores de la Resistencia y de los Derechos Humanos, incluida su postura, como judío, ante la vulneración de los mismos por parte del Estado de Israel, y termina haciendo un llamamiento a los jóvenes a emprender la acción no violenta para rebelarse contra los poderes del capitalismo, a una «insurrección pacífica».

Inspirado en un discurso que Hessel dio en 2008 para conmemorar la Resistencia, el librito, de alrededor de 4.000 palabras en su versión original, está basado en tres entrevistas que Hessel concedió a Sylvie Crossman, una antigua corresponsal de Le Monde. Crossman y Jean-Pierre Barou, dueños de la editorial Indigène éditions, prepararon una tirada de 8.000 ejemplares. Hessel renunció a los derechos de autor, pidiendo que fueran donados. »