‘Inclúyeme’, la red solidaria que nació en Los Abrigos y su ejemplar labor en esta pandemia

‘Inclúyeme’, la red solidaria que nació en Los Abrigos y su ejemplar labor en esta pandemia

Diario de Avisos publicó el pasado 30 de abril un interesante artículo que el periodista Juan Carlos Mateu realizó sobre la Asociación ‘Inclúyeme’ y el trabajo solidario que ésta viene llevando a cabo en estos momentos de obligado confinamiento de la población a causa del Covid-19. Así, el periodista comienza su artículo con un ejemplo paradigmático como es el de la cara de gratitud de Charo, una señora de edad avanzada que vive en silla de ruedas con su marido en Los Cristianos, cuando Olga, una voluntaria de ‘Inclúyeme’, le llevó las medicinas a su casa. “Charo le expresó su gratitud con sus ojos empañados de lágrimas y Olga le correspondió con más lágrimas”, fue la descripción de la escena por el periodista.

No nos conocíamos de nada, jamás nos habíamos visto, pero en ese momento te das cuenta de que todos estamos en el mismo barco, atravesando algo terrible, desconocido, durísimo y que necesitamos ayudarnos más que nunca”, le manifestó a Juan Carlos Mateu esta voluntaria de ‘Inclúyeme’, un colectivo sin ánimo de lucro conformado por una red de voluntari@s que proporciona ayuda a personas como Charo y su esposo Jaime que sufren especialmente los efectos de esta pandemia.

Las acciones solidarias de la asociación se concentran en el sur de la Isla y, aunque nació -concretamente en septiembre del pasado año- como consecuencia de un festival organizado por vecinos de Los Abrigos a través de su Asociación Vecinal en apoyo de los colectivos comprometidos con la diversidad funcional, intelectual y sensorial, se encuentra actualmente entregada en cuerpo y alma en ayudar a las familias que más sufren las consecuencias económicas y sociales de la Covid-19 en esta zona, la más golpeada de la Isla a causa del cero en la actividad turística. Por ello, ‘Inclúyeme’ viene movilizando diariamente a sus 40 voluntari@s que actúan por la comarca Sur.

Reducir la burocracia y agilizar los procedimientos legales ...

Cuando llegas a una casa, la primera reacción de quien nos abre la puerta es de una cierta vergüenza, porque por desgracia a todos nos da pudor pedir ayuda, pero desde el momento que nos ve reaccionar con naturalidad empiezan a relajarse y se emocionan. Ves cómo les caen las lágrimas. Nos dan ganas de abrazarlos, pero lo tenemos que hacer desde la distancia, y les decimos que se desahoguen, que estamos para ayudarles y que saldremos adelante”, señalaba el tesorero de la asociación Nando Herrera a Juan Carlos Mateu, quien destacaba la enorme importancia que tiene acompañar a las personas mayores para que no se sientan solas.

Herrera contaba otras experiencias como que “la mayoría de los beneficiarios de edad avanzada se ponen a hablar, hablar, hablar… Notas que necesitan contar lo que les pasa. Les dedicamos todo el tiempo que podemos para ayudarles a que se liberen de esa carga psicológica”, o que la videollamada estaba siendo otra de las herramientas utilizadas para mostrarle a los mayores el cariño desde la distancia, indicando en este sentido en clave de humor: “El otro día hicimos un chat por vídeo y nos pusimos pelucas, sombreros, maquillaje… para que los mayores se rieran de nosotros”. “Hicimos el tonto para regalarles un rato divertido”, aseguraba.

Para dar respuesta a la demanda de las necesidades básicas (víveres y fármacos) de los sectores de población más vulnerables que no pueden garantizarse por sus propios medios a causa del estado de alarma, tras recibir las instrucciones de los coordinadores que reciben las llamadas los voluntarios de ‘Inclúyeme’ hacen una visita a los beneficiarios de sus servicios para conocer sus necesidades específicas, hacer la compra y llevárselas a domicilio.

La asociación Inclúyeme entrega alimentos y fármacos, además de realizar videollamadas a los mayores, en ocasiones hasta disfrazados para hacerlos reír. DA

Otro ejemplo del tipo de servicio que realizan, expuesto por el tesorero de la asociación, es el de una familia de San Isidro formada por una madre y su hija que no llegaba a los 20 años y que cinco días antes había dado a luz. Al no disponer éstas de los recursos básicos para atender al bebé, a través de uno de los grupos de WhatsApp de l@s voluntari@s se les consiguió un carrito y pañales.

Son muchos y variados los casos que contar con los que a diario se enfrentan l@s voluntari@s, como el ocurrido con una agente del Cuerpo Nacional de Policía de La Laguna, que al haberse contagiado por el Covid-19 -del que felizmente se recuperó- contactó con ‘Inclúyeme’ para avisar que un familiar suyo vivía solo en el Sur a efectos de poder atendérsele, o el de una enfermera del Hospital Universitario de Canarias que contactó con la Asociación para poder atender a sus padres que, ya mayores, residían en San Isidro y ella no podía ayudarles por ser una profesional de riesgo que podía contagiarlos. También cuenta Herrera el caso de una pareja muy joven residente en el casco de Arona, padres de un bebé muy pequeño y una niña de unos cuatro años que, al salir de su vivienda después de atenderlos, descargaron la emoción respirando profundamente y tomaron conciencia de lo mucho que hay que hacer en lugar de estar perdiendo el tiempo.

Son familias monoparentales con algún miembro en situación de discapacidad que impide a ese familiar dejarlo solo, así como parejas de edad avanzada y personas que sufren alguna limitación que les imposibilita salir a comprar, las que mayoritariamente reciben la atención de l@s voluntari@s de ‘Inclúyeme’, cuyo objetivo no es otro que lograr que estas personas tengan sus necesidades básicas atendidas sin que la situación de confinamiento les suponga un gran problema respecto al resto de la población. Además, mediante este servicio, las personas atendidas pueden permanecer las 24 horas del día en su domicilio con lo que se evita el riesgo de contagio. También, gracias a la donación de una particular, junto a la comida y las medicinas se regala un libro infantil a cada familia con menores a su cargo.

APORTAR ES INCLUIR - FECAPAP

Cada vez son más los eslabones con que cuenta esta cadena solidaria con sede en Los Abrigos, circunstancia sobre la que explica su tesorero : “Empezamos modestamente, abrimos la puerta de la asociación hace poco más de siete meses y tuvimos que convertirla en una puerta de garaje y ahora ya es del tamaño de una nave industrial, sobre todo a raíz del boca a boca de los vecinos”.

La asociación, presidida por Alicia Rodríguez, cubre demandas procedentes de todo el Sur en colaboración con los ayuntamientos de la zona y coordinándose con los servicios sociales municipales. En este sentido es en Arona, Adeje y San Miguel donde están pudiendo ofrecer una respuesta más adecuada al drama social generado por la paralización de la actividad económica y, en cuanto a Granadilla de Abona, a pesar de ser el municipio donde ‘Inclúyeme’ realiza más servicios, sin embargo es donde dicen necesitar más colaboración.

Los voluntarios y voluntarias es nuestro mayor tesoro”, aseguran tanto la presidenta como el tesorero de ‘Inclúyeme’, destacando el papel “fundamental” de ést@s ya que su colaboración no sólo se limita a visitar familias y llevarles comida y medicamentos, sino que algun@s les imparten sus conocimientos sobre educación física vía telemática recomendándoles diferentes ejercicios, mientras que otr@s cuentan cuentos y hasta un psicólogo ofrece sus servicios.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

LA CAMPAÑA ‘APORTAR ES INCLUIR’

Con motivo de obtener recursos económicos mediante propuestas que den respuesta a las necesidades de las personas con limitaciones de movilidad por motivos de salud, edad, discapacidad o por su entorno social, ‘Inclúyeme’ ha puesto en marcha la campaña ‘Aportar es Incluir’, una iniciativa que forma parte del programa ‘Tenerife Solidario’ propiciado por el Cabildo a través de Simpromi con la que se puede colaborar económicamente a través de la página de crowdfunding (financiación colectiva) o con aportaciones de alimentos y otras ayudas materiales contactando a través de Facebook.

Con esta campaña se pretende garantizar durante el máximo tiempo posible y con un número cada vez mayor de voluntari@s la continuidad del servicio solidario que lleva a cabo la Asociación, lo que permitirá ampliar el radio de acción de la ayuda y, por tanto, la cantidad de usuarios, finaliza diciendo el artículo de Diario de Avisos, que concluye con el siguiente mensaje: “Todos estamos convocados a mantener encendida la llama de la solidaridad. Ahora más que nunca”.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.