Hotel ‘La Tejita Beach Club Resort’ versus Plataforma Ciudadana ‘Salvar La Tejita’ (VIII)

18 Feb, 2020 | Medio Ambiente, Reportaje, Sociedad | 0 Comentarios

(…Continuación)

En el Pleno Ordinario celebrado el 26 de septiembre que se suspendió por motivo de un desmayo que sufrió el primer teniente de alcalde Marcos González, ante una moción presentada por el concejal de Sí Podemos Granadilla en la que, con el título ‘Moción del concejal de Sí Podemos Granadilla en relación a la construcción del hotel ‘La Tejita Beach Club Resort’ para la total paralización de las obras y el levantamiento y retirada del dominio público de todas las ocupaciones, con reposición del terreno al estado anterior’, solicitaba que el Ayuntamiento procediera a dejar sin efecto la licencia municipal de obras concedida en diciembre de 2018 y por tanto a la paralización de los trabajos que se vienen realizando según lo obliga la Ley de Costas mientras no se decida el definitivo deslinde denunciado, el gobierno municipal dejó claro a través del concejal de Urbanismo, José Luis Vera, que no iba a paralizar la construcción del polémico hotel porque consideran que la licencia para su ejecución dada en 2018 es correcta y que las obras se encuentran fuera del nuevo deslinde público y su zona de servidumbre, no teniendo constancia alguna de incumplimientos en este sentido por parte de la promotora a pesar de las denuncias planteadas por los colectivos medioambientalistas y Podemos Tenerife.

LA VISIÓN DEL GRUPO DE GOBIERNO

Durante el debate de la moción, aunque esta no llegó a votarse por la mencionada suspensión del Pleno cuya continuidad quedó aplazada hasta el 3 de octubre, el concejal de Urbanismo no dejó lugar a dudas al sentenciar que “la obra continúa porque tiene licencia en vigor”, por lo que los trabajos seguirían adelante a pesar de lo que la Ley de Costas obliga, de las denuncias en la Fiscalía por parte del grupo parlamentario de Podemos y en el Juzgado de Granadilla en vía penal por la asociación Salvar La Tejita, además del recurso contencioso-administrativo contra la licencia otorgada por el Ayuntamiento presentado por Salvar La Tejita con el apoyo del grupo ecologista ATAN, así como de la alegación de éste ante Costas contra la fijación de la servidumbre en 20 metros.

La licencia tanto en su parte técnica como jurídica ha seguido el procedimiento legal y no albergo duda de que es correcta. En 2017 se concedió licencia para el proyecto básico, que determina las condiciones urbanísticas: volúmenes, edificabilidades, distancias, cumplimiento en cuanto a servidumbres y deslinde público. Y en 2018, para la licencia se le exigió cumplir el proyecto de ejecución, en que sólo se revisan estructuras, instalaciones, condicionantes técnicos de la construcción…”, razonó el concejal de Urbanismo para reforzar su criterio de que no ve razones para interrumpir las obras y quitar así importancia al hecho de haberse otorgado la licencia dada en diciembre de 2018, pasadas ya seis semanas desde que el correspondiente Ministerio del área de medio ambiente conminara a la Demarcación de Costas en Tenerife para la revisión del deslinde solicitada por ATAN.

Urbanísticamente el asunto quedó resuelto dese 2017”, finalizó el concejal acogiéndose al criterio del personal jurídico del Ayuntamiento según el cual “lo que pide Costas ahora es que se respete el nuevo deslinde y la servidumbre provisional, cosa que la Dirección General comprueba en julio de 2019 y, a partir de ahí, no hay nada más que comentar”, concluyó José Luis Vera.

LA VISIÓN DE SÍ PODEMOS GRANADILLA

Por su parte Pedro Antonio Hernández, el concejal de Sí Podemos Granadilla que presentó la moción, argumentaba que aún cuando la Dirección Provincial de Costas hubiese mandado parar las obras del hotel comprendidas en la zona del nuevo deslinde público y su servidumbre cuya delimitación es provisional, si se aplicara la Ley de Costas no debiera seguir vigente la licencia por encontrarse el deslinde en revisión. “Las obras sí han invadido la servidumbre provisional, y sigue colocada una valla ilegal en medio de una duna”, aseguraba el concejal.

También preguntó Pedro Antonio, no recibiendo ninguna respuesta, por qué el Alcalde presentó sus alegaciones a Costas en marzo de 2019 oponiéndose al deslinde reclamado por ATAN sin aportar ningún informe técnico al respecto, cuando sin embargo ATAN y Salvar La Tejita sí avalaron mediante un estudio morfológico que el deslinde debía de ampliarse ya que éste estaba mal fijado desde hacía décadas.

Asimismo el concejal de Sí Podemos se quejó de que aún no le hubieran entregado el expediente administrativo relacionado con este asunto a pesar de haberlo solicitado dos veces y también preguntó por qué el Ayuntamiento concedió la licencia en diciembre de 2018 cuando seis semanas antes ya el Ministerio había notificado a Costas que se procediera a la revisión del deslinde. “¿Tenía el Alcalde conocimiento de que el deslinde se iba a revisar? No quiero acusar, porque este tema está en los tribunales y es allí donde tendrán que dar explicaciones, terminó afirmando Pedro Antonio, que también se preguntaba por qué si desde mediados de noviembre ya el Servicio Provincial de Costas de Tenerife estaba avisado desde Madrid para que procediera a la revisión del deslinde, sin embargo éste no lo activó hasta enero y no lo publicó en el Boletín Oficial de la Provincia hasta el 11 de febrero.

Resultado de imagen de marcos gonzález partido popular de granadilla

EL PUNTO DE VISTA DEL PARTIDO POPULAR

En cuanto al PP, socio de gobierno de CC, su portavoz y concejal de Medio Ambiente, Marcos González, se pronunció de manera un tanto contemporizadora con los colectivos medioambientalistas y con los técnicos municipales que realizaron los informes favorables a la concesión de la licencia. “Confiamos en los técnicos del Ayuntamiento, y si nos trasladan que todo cumple la legalidad, no nos queda más remedio que votar a favor de la licencia, porque si no prevaricaríamos”, dijo por un lado, mientras por otro indicó que aunque las denuncias “tanto de varias asociaciones como de administraciones” contra las obras del hotel le parecen “lógicas”, el PP no iba a apoyar la suspensión de la licencia de obras tal como pide Sí Podemos Granadilla en su moción “salvo que venga denegada por la autoridad judicial”, pues es en un Juzgado de lo Contencioso Administrativo donde se encuentra recurrida.

Yo me llevo por los inspectores y el personal municipal” que han informado que la empresa constructora no ha tocado la parte del nuevo deslinde realizado por Costas aunque, reiteró, “las plataformas ciudadanas están en su derecho de reclamar”.

Resultado de imagen de jennifer miranda barrera psoe granadilla

EL PUNTO DE VISTA DEL PSOE

La portavoz del PSOE, Jennifer Miranda, comenzó su intervención reprochando al Alcalde su actitud ante esta polémica diciéndole que “lleva demasiados meses en silencio tratando de pasar de puntillas por encima de este asunto, siendo poco transparente y escondiéndose debajo de la mesa del despacho”, un comentario que molestó mucho a José Domingo Regalado que inmediatamente le pidió a la concejal socialista que tuviera “un poco de respeto hacia la Alcaldía, que no tiene que esconderse de nada ni de nadie” y que “guarde la compostura, su grupo no es el mas indicado para lo que usted está diciendo”. Esto último dicho seguramente ‘con segundas’, refiriéndose quizá a que fue en tiempos del PSOE en el gobierno municipal cuando se firmó el convenio urbanístico que ha propiciado que ahora el hotel se pueda construir en primera línea de playa.

La cuestión es que ahora los socialistas, con Jennifer Miranda al frente y según sus propias palabras, mantienen en este polémico asunto una postura basada en “legalidad, transparencia y prudencia”, manifestando claramente que no hay nada ilegal en lo que se ha hecho en La Tejita y que eso se contradice con la visión de los colectivos ecologistas y de Sí Podemos Granadilla -una cuestión que en todo caso acabará dirimiendo la justicia-, no compartiendo por tanto la exposición de motivos que en la moción presentó su concejal, en la que éste denuncia que la costa del municipio se ha urbanizado de un modo totalmente insostenible destruyendo valores naturales. Una postura que, en todo caso, es comprensible ya que buena parte de ese desarrollo urbanístico del litoral ha sido propiciado por la planificación aprobada por el PSOE mientras estaba en el gobierno municipal.

No compartimos la exposición de motivos que hace Sí Podemos, pues no somos quién para valorar la actividad empresarial de nadie, y tampoco tampoco compartimos que los técnicos municipales hayan sufrido supuestas presiones para informa de este asunto, porque no han sufrido presiones de ningún tipo”, dijo la portavoz socialista.

Sin embargo, Jennifer Miranda sorprendió con parte de su discurso que, en lo relativo a paralizar las obras como medida cautelar según piden los colectivos ecologistas y Sí Podemos Granadilla, se aproxima bastante a éstos.

Planeta Canario

En este sentido, el 8 de septiembre el digital planetacanario.com publicaba un artículo de Vicente Pérez en el que, con el titular ‘El PSOE secunda a Sí Podemos y cree “temerario” permitir que siga la obra del hotel de La Tejita’, refiriéndose en concreto a la intervención de Jennifer en el Pleno, decía:

« …Miranda tachó de “imprudencia y temeridad” que las obras del hotel continúen, porque “todavía no podemos afirmar con seguridad cómo va a quedar la parcela donde se ejecuta el proyecto, y si Costas dice que se debe retrotraer todo, posiblemente la parcela mutará, y ni la edificabilidad ni la ocupación serían las mismas que hasta ahora”. Así que para la portavoz socialista, como viene defendiendo Sí Podemos y los grupos ecologistas, “lo prudente es parar las obras y esperar a ver qué determinación dispone Costas”.

Aludía así la líder del PSOE al hecho de que, aunque en julio pasado tuvo lugar un acta de apeo en el que se fijó un nuevo deslinde público y una servidumbre de protección en 20 metros, la realidad es que se trata aún de líneas provisionales. De hecho, el Servicio Provincial de Costas primero propuso una servidumbre en 100 metros, al no considerar acreditado que el suelo reunía las condiciones para ser urbano antes de entrar en vigor la Ley de Costas de 1988, pero luego la cambió a 20 metros por un informe del Gobierno de Canarias, emitido apenas unas semanas antes de que fueran cesados los cargos públicos de Coalición Canaria (CC) y tomaran posesión los nuevos del PSOE.

ATAN ha impugnado esta decisión y el asunto está aún en el aire, a lo que hay que añadir que al frente del área medioambiental y de Política Territorial del Gobierno regional está ahora un socialista tinerfeño, José Antonio Valbuena, y el nuevo viceconsejero de Política Territorial, Lepoldo Díaz -que sustituye a Jesús Romero, de CC- además de licenciado en derecho y funcionario, fue en su momento patrono y secretario de la combativa Fundación César Manrique, adalid en Lanzarote de causas ecologistas como ésta de La Tejita.

Este cambio de dirección política es un factor que no puede pasarse por alto en los factores que podrían influir en este expediente administrativo muy controvertido, sobre el que todavía no está dicha la última palabra en la vía administrativa, ni tampoco en la judicial. Si el Gobierno canario reconsiderara su informe o si Costas aceptara las alegaciones de los ecologistas, la servidumbre quedaría en 100 metros, lo que dejaría el proyecto del hotel sin los terrenos necesarios para su ejecución tal cual estaba previsto.

De ahí que resulte significativo que el PSOE de Granadilla se alinee en este asunto con los ecologistas. Al PSOE los ecologistas siempre le miran sus antecedentes pues fue en su etapa en el gobierno granadillero cuando, mediante convenio urbanístico, se cambió la ordenación de la zona para que pudiera haber un hotel en primera línea de playa.

Pero la realidad es que la actual jefa de filas del PSOE en el municipio acusa además al gobierno de CC-PP de no querer enviar a la Policía Local para verificar si, como vienen denunciando una y otra vez Salvar La Tejita y ATAN, las obras del hotel invaden la nueva servidumbre provisional.

Resulta especialmente llamativo -afirmó Jennifer Miranda- que día tras día personas sensibles con el territorio llaman a la Policía Local porque parece ser que la zona afectada por la revisión del deslinde está siendo construida o al menos removida -nos consta que se ha hecho un socavón- y que los agentes no vayan para ver si se está cumpliendo o no con la suspensión de las obras ordenada por Costas en esa zona, pues solo hay que darse una vuelta por allí para ver si se están o no haciendo obras”.

Resultado de imagen de obras del hotel de la tejita

La actual líder socialista lejos de secundar la postura del alcalde, José Domingo Regalado (CC), quien alegó por escrito ante Costas contra el deslinde, prefiere “prudencia en todos los sentidos, respetando la ley, pero en este caso lo prudente es paralizar las obras, y más teniendo en cuenta que el Ayuntamiento no ha hecho uso de su competencia inspectora para verificar si se están haciendo trabajos en la zona afectada por la revisión del deslinde”.

Eso sí, Miranda aclaró que no comulgaba con la exposición de motivos de la moción, muy crítica con la urbanización del litoral, pues no le gustaban los comentarios del concejal de Sí Podemos, Pedro Antonio Hernández, contra las promociones inmobiliarias y contra los empresarios dedicados a ese sector… »

Vicente Pérez finalizaba su artículo haciendo referencia a la última intervención en este asunto de Pedro Antonio Hernández, el concejal de Sí Podemos que presentó la moción, donde venía a decir:

« …El concejal de Sí Podemos terminó su intervención con una frase lapidaria dirigida a CC y PP: “Uno no vende la tierra por donde camina su pueblo”. Esta sentencia la pronunció en el siglo XIX Tasunka Witko, más conocido como Caballo Loco, jefe de los Sioux Oglala -tribu indígena de América del Norte-, un dirigente legendario comprometido con la preservación de las tradiciones y los valores de su pueblo, a quien indujo a una guerra contra los blancos para recuperar sus tierras. En el caso de La Tejita, la batalla en todo caso es pacífica y la están librando los ecologistas con las armas de las impugnaciones, los recursos y las denuncias en vías administrativa y judicial. Llegado el caso, serán los jueces los que decidan. »

(Continuará…)