El sector del taxi de Granadilla de Abona, terriblemente golpeado

29 Dic, 2020 | Economía, Reflexiones, Sociedad | 0 Comentarios

Ya el pasado 14 de marzo los medios informativos tinerfeños vaticinaban para el sector del taxi de la isla una debacle causada por la declaración de pandemia y la consiguiente suspensión masiva de actividades, tal como lo hacía ELDÍA La Opinión de Tenerife en un artículo que con el titular ‘El coronavirus aboca al taxi a una crisis sin precedentes’ afirmaba:

« La suspensión masiva de actividades les ha sumido en una crisis que, para algunos, puede que no tenga precedentes. Desde el viernes, primer día sin actividad docente, por ejemplo, los profesionales de Santa Cruz y La Laguna han comenzado a sufrir un descenso en su recaudación de hasta un 70%. “Y lo peor está por llegar a partir de lunes”, alertan desde varias asociaciones. »

En este sentido, el presidente de Élite Taxi Tenerife, Miguel Ojeda, calificaba la llegada del coronavirus como “una desgracia” más para el sector del taxi en la capital tinerfeña, al que habría que sumar otros problemas ya existentes como el exceso de licencias (unas 130). “La falta de colegios, el miedo de la gente y la cancelación de los cruceros ha llevado a que el sector entre en una crisis terrible de la que posiblemente no vayamos a salir, porque por mucho que se solucione el tema ya las deudas que se van a acumular son insostenibles”, indicaba, para finalizar diciendo: “Lamentablemente, creemos que si el Gobierno, los ayuntamientos y el Cabildo de Tenerife no ayudan al sector, la ruina será total. Y de él comen en la capital unas mil familias”.

En la misma línea se manifestaba también otro responsable del colectivo del taxi como Víctor Melián, presidente de Tele Taxi Isla de Tenerife, que decía: “No me gusta ser alarmista, pero bien bien no pinta”, reconociendo la necesidad de tomar medidas para que los profesionales del sector hicieran frente a estas pérdidas. “Que pospongan el pago de la hipoteca o que se hagan exenciones a los autónomos hasta que esto se reactive estaría bien”, planteaba.

También lo hacía el presidente de Radio Taxi Laguna, Francisco Guanche, que aseguraba que “todo se va difundiendo y la gente deja de salir”, y que lo peor llegaría a partir del siguiente lunes con los colegios cerrados y con mucha gente que no acudiría a trabajar. “Creo que el impacto va a ser mucho mayor”, decía.

Avanzado el mes de marzo estos vaticinios se confirmaban, tal como publicaba ELDÍA La Opinión de Tenerife el día 24 en un artículo que, con el titular ‘El sector del taxi en Tenerife, abocado a la ruina casi absoluta por el coronavirus’, afirmaba:

« Si ya en algunos municipios costaba que cuadraran los números, ahora más que nunca el sector de taxi de la Isla está abocado a la ruina casi absoluta como consecuencia de la crisis del coronavirus. La pérdida de turistas y el confinamiento de los locales han reducido de tal forma los servicios que para algunos profesionales no merece la pena, siquiera, salir a la calle. Y eso que gran parte de los ayuntamientos tomaron hace unos días la decisión de reducir la flota de vehículos en sus calles, permitiendo que opere sólo la mitad de las licencias: un día las pares y otro las impares. »

En ese sentido, respecto a Santa Cruz de Tenerife, apenas estaba saliendo a la calle un centenar de taxis, cuando podrían hacerlo unos 360. “Y aún así, la caja diaria está siendo de 20 euros en diez horas de trabajo, lo que quiere decir que es la ruina total”, indicaba el presidente de Élite Taxi Tenerife, que recalcaba que “el sector necesita ‘urgentemente’ que la Administración ponga su mano sobre nosotros porque la situación es crítica”. “Pensamos, por lo que estamos viendo, que no vamos a poder levantar cabeza pronto, porque sabemos que no va a haber colegios, ni turismo, ni cruceros. Creemos que hasta septiembre no hay nada que hacer, y eso son cinco meses”, añadía.

El trabajo ha bajado un 90%”, manifestaba por su parte el presidente de Tele Taxi Isla de Tenerife, al tiempo que criticaba la decisión del Cabildo de Tenerife de poner gratis el servicio de guaguas interurbanas y el tranvía. “Echo de menos unas declaraciones del consejero de Transporte o del presidente del Cabildo con ayudas al sector”, señalaba. “Con dos millones de euros, por lo menos podemos ir 3.000 taxistas a hacer la compra o bonos para el mismo fin”, porque “el taxi, si no recauda, no come”, sentenciaba.

Respecto a La Laguna, la situación no era muy diferente, explicando el presidente de Radio Taxi Laguna que sólo estaban trabajando diariamente el 50% de las licencias a las que les correspondería en esa jornada y, pese a ello, casi el 80% de la recaudación se había perdido. Otro dato que aportó fue que la media de 2.000 servicios diarios que realizaba el sector había caído hasta unos 400. “Tal es el panorama que, incluso, barajamos una consulta para reducir la actividad del 50% al 25%. Es una situación crítica, bastante compleja”, decía, además de lamentarse que “sólo pueden subir a una persona al coche, salvo que haya un segundo que sea un menor, un mayor o una persona dependiente”.

En cuanto al Puerto de la Cruz, el presidente de la Cooperativa de Taxis San Telmo anunciaba que estaban saliendo a trabajar menos del 25% de los taxistas. “La situación no es nada fácil, se está trabajando bajo mínimos y los taxistas afrontan esperas de hasta tres horas en una parada para recibir un cliente. Se da servicio para compras y traslados al médico o al trabajo, pero ya no hay turistas, y lo que se saca da apenas para comprar la comida del día”, afirmaba. “Para protegerse, los taxistas ubican a los pasajeros en el asiento posterior y limitan el traslado a una o dos personas, sólo en casos justificados. Pero cuesta mucho conseguir guantes, mascarillas y geles desinfectantes. No los consiguen los sanitarios, así que imagínate los taxistas”, se lamentaba.

‘Incertidumbre’, ‘miedo’ y ‘confusión’ en el Sur

Con estas tres palabras definían los taxistas de la comarca Sur la situación en la que los colocaba el Covid-19, según afirmaba EL DÍA La Gaceta de Canarias en su artículo, en el que a este respecto decía:

« El caso de las 128 licencias que operan en el Aeropuerto Tenerife Sur refleja la gravedad del estado de este servicio. En los próximos días sólo estarán operativas ocho unidades en esta parada de Granadilla de Abona, “el resto tendrá que atender al municipio” en una época en la que la cifra de usuarios del taxi “ha bajado espectacularmente”, porque nosotros “entendemos que la prioridad es quédate en casa”, señala el presidente de los taxistas granadilleros, Víctor Ramos.

Desde su perspectiva, el término miedo hay que emplearlo en el sector “por la cantidad de focos del coronavirus que hay y porque todos hemos visto cómo funcionó el aeropuerto. Hasta el día 19 era pasajero tras pasajero, entre 4 y 6 por taxi, hasta que se restringió a uno por coche. Nuestra exposición fue mucha”. Incertidumbre la aplica a los cambios habidos en las medidas y mirando al futuro de un colectivo del que actualmente trabaja el 67% y “en breve” lo harán sólo las ocho citadas y “con carácter voluntario, porque los servicios mínimos se cumplen”.

Lo bueno es que “no hay nadie afectado”, al igual que en Arona, donde opera el 50% de las 251 licencias, que el viernes pasarán a ser sólo 20 en dos turnos de 10 (de 6:00 a 14:00 horas y de 14:00 a 23:00), con cinco del primer turno desde las 23:00 a las 6:00 (descansando dos días). “Esto está parado completamente. En las horas que recibíamos 600 llamadas pasamos a 60. La tarde y las noches son aterradoras”, afirma el presidente de la asociación, Pedro Luis, para quien “los decretos están generando confusión”. A su juicio, “lo peor que lleva el colectivo es la falta de ayudas. No se nos ha proporcionado ningún material”. »

Autónomos, pymes y taxistas de Granadilla de Abona siguen sin recibir las ayudas municipales

EL SECTOR EN GRANADILLA DE ABONA

El periodista Juan Carlos Mateu, a través de Diario de Avisos, se ocupó en dar detallada cobertura informativa a la situación del sector del taxi en Granadilla de Abona a lo largo del año. Así, el 4 de mayo, con el titular ‘Los taxistas de Granadilla pierden el 90% de sus servicios con la crisis’, publicaba el siguiente artículo:

« Hasta 400 familias de Granadilla sufren las consecuencias directas del cierre, prácticamente, del aeropuerto a causa del cero turístico. El sector del taxi es uno de los más golpeados por los efectos devastadores de la pandemia con la caída de hasta el 90% de los servicios, una situación insostenible agravada por la incertidumbre que rodea al turismo. El segundo municipio en población del Sur cuenta con 191 licencias de taxi. El confinamiento y el frenazo económico ha obligado al Ayuntamiento a cesar la actividad de los profesionales del volante en un 80% y establecer servicios mínimos las 24 horas del día.

Los que teníamos chófer solíamos estar entre 20 y 24 horas, dependiendo de la demanda. Ahora descansamos dos días y salimos el tercero para cubrir los servicios mínimos, porque no hay trabajo”, explicó a este periódico Víctor Ramos, presidente de la Asociación de Taxis de Granadilla de Abona. La clausura de la gran puerta de entrada de la Isla ha cortado de raíz la principal fuente de ingresos del sector.

Hay días que no llega ningún vuelo o si acaso uno con sanitarios o alguien que regresa a la Isla. Hay compañeros que van a la parada del aeropuerto por si entra algún avión privado y se van después de cinco o seis horas sin un servicio”, cuenta Ramos, que subraya que la imagen de Tenerife Sur vacío “parece que no es real” y describe un panorama desolador. “Estamos tan acostumbrados a ver tanta gente circulando dentro y fuera de la terminal y escuchar el ruido de los aviones que ahora, que no hay nadie, no te lo crees. Se te cae el mundo encima al ver todo vacío, todo cerrado y la pista sin aviones”.

Lo peor es la imposibilidad de conocer cuánto durará la agonía. Víctor Ramos reconoce que la incertidumbre genera desconcierto entre sus compañeros, “porque nadie asegura que después del estado de alarma haya trabajo aquí, no sabemos cuándo empezarán a venir nuevos pasajeros, de qué forma vendrán, cómo funcionarán los hoteles…”.

El presidente de la Asociación de Taxis de Granadilla de Abona advierte de que hay compañeros que “se las ven y se las desean” para llegar a final de mes, “porque los gastos siguen, pagamos la seguridad social, la cuota de autónomos…”. Cuenta que ahora la mayoría de desplazamientos se realizan entre domicilios y el supermercado y que en 10 horas se hacen tres carreras de cuatro euros. “No da para cubrir gastos”.

El colectivo pide al Ayuntamiento que les ayude a gestionar los servicios en la central de radiotaxi, en servicio las 24 horas con varios empleados cuyos sueldos costean los profesionales a través de cuotas, que ahora, sin ingresos, se han rebajado el 60%. La ausencia de un libro de cuentas (“el cliente se sube, ponemos el taxímetro y cobramos al final de la carrera”) complica la posibilidad de justificar los movimientos económicos en los últimos seis meses para acogerse a la ayuda estatal a los autónomos afectados por una reducción de la actividad del 70%.

Ramos agradece la predisposición de los asociados para ayudar en unos momentos muy complicados. “Muchos me han llamado para decirme que el taxi lo tienen en casa, pero que están a disposición para realizar cualquier servicio gratuito”.

El alcalde de Granadilla, José Domingo Regalado, agradeció la colaboración de los profesionales del taxi, al ofrecer sus servicios gratuitamente al área de Servicios Sociales. El regidor confirmó que ya se tramitan las bases para la concesión de ayudas a taxistas y a micropymes. Contra viento y marea, los taxistas granadilleros siguen a pie de calle y mantienen activado su teléfono de atención al público, el 922397475. »

EN TAXI - Transporte público - Tenerife

EL PROBLEMA DEL ‘INTRUSISMO’

Pero, como bien dice el refrán que ‘a perro flaco todo son pulgas’, el gremio de taxistas de Granadilla de Abona se halla sometido también a otros inconvenientes que arrastran desde muy antiguo y que no acaban de resolverse a pesar de las continuas demandas para que la administración pública tome medidas definitivas al respecto, como es el caso del ‘intrusismo’, una actividad ejercida por personas que ofrecen servicios de transporte de forma ilegal a los pasajeros que llegan al aeropuerto, de cuya situación en plena pandemia se hizo eco una vez más Diario de Avisos a través de Juan Carlos Mateu que, mediante un artículo con el titular ‘Los taxistas del aeropuerto exigen mano dura contra el intrusismo’, el pasado 21 de junio publicaba:

« Los taxistas de Granadilla exigen al Ayuntamiento que controle el intrusismo “desde el minuto uno” de la reactivación del sector. Recuerdan que antes de la pandemia eran frecuentes las actividades ilegales por parte de individuos que ofrecían servicios de transporte en la terminal y sacaban a los clientes por una puerta distinta a la que prestan servicio los profesionales del volante. “Exigimos al Ayuntamiento que vigile, a través de la Policía Local, esta práctica ilegal desde el minuto uno de la nueva normalidad”, advirtió Víctor Ramos, presidente de la Asociación de Taxis de Granadilla de Abona.

El sector del taxi en Granadilla de Abona, del que dependen 400 familias, lleva más de tres meses con solo el 20% del servicio. El cero turístico y el cierre, prácticamente, del aeropuerto ha colocado contra las cuerdas a los profesionales del volante del segundo municipio más poblado del Sur, que llegan a trabajar “hasta 14 horas diarias para hacer menos de la mitad de la recaudación de antes”, según explicó a este periódico Víctor Ramos.

El sector, que cuenta con 191 licencias, sufre en propias carnes el frenazo económico a causa de la pandemia y está a la espera de que el Ayuntamiento les conceda una ayuda económica para sufragar el servicio de la central de radio-taxi, herramienta clave para los usuarios las 24 horas del día y que cuenta con varios empleados cuyos sueldos costean los profesionales a través de cuotas, que ahora, con el drástico recorte de ingresos, se han rebajado el 60%.

ATERRIZAJES

Las miradas de los taxistas apuntan al cielo y a la aplicación de AENA que informa de los aterrizajes programados en el Reina Sofía. La progresiva llegada de aviones será el síntoma de la nueva normalidad en el sur de Tenerife. Ramos señaló ayer que “la situación ha mejorado levemente en el aeropuerto, con algún vuelo más desde Madrid y Gran Canaria, y algo más de movimiento entre el personal de AENA, pero muy lejos de un día normal antes de la pandemia”. Reconoce que se le cae “el alma a los pies” viendo el aeropuerto del Sur sin apenas actividad.

El representante de los taxistas granadilleros subraya que lo que peor lleva el sector es la incertidumbre que rodea a la reactivación económica. Cómo se comportará el turismo, cuándo empezarán a llegar los primeros visitantes post-Covid y cómo funcionarán los hoteles son algunos de los interrogantes que planean a 24 horas de que concluya el estado de alarma. »

diasdel22al25-09

Damos un salto de cuatro meses en el tiempo, concretamente al pasado 14 de octubre, cuando encontramos a Diario de Avisos -una vez más a través de Juan Carlos Mateu ocupándose de nuevo del sector del taxi de Granadilla de Abona, esta vez para abordar un desagradable asunto con el que -cual ‘espada de Damocles’- corren el riesgo de encontrarse en algún momento los profesionales del taxi a lo largo del ejercicio de su trabajo, como es el hecho de poder ser agredidos por algún cliente conflictivo. Así, con el titular Brutal agresión a un taxista en Tenerife: “Me pateaban la cabeza y yo me cubría la cara; me van a reventar, pensaba”’, este diario publicaba:

« Nada más subirse al taxi los cuatro jóvenes veinteañeros que reclamaron su servicio a primera hora del pasado lunes, Pedro ya intuyó que aquella carrera no saldría bien. Acababa de recoger a dos varones y dos mujeres “de acento canario” junto a la sede del PSOE en San Isidro, en el municipio de Granadilla de Abona.

Al entrar al vehículo le pidió a uno de ellos que se pusiera la mascarilla, a lo que este le respondió que eso no era problema suyo. “Ahí ya sentí que venían a fastidiarme”, presagió. Primero pidieron que les llevara a Adeje y poco después que se desviara a la altura de San Eugenio, donde le exigieron que se detuviera en la avenida de Europa. Una vez allí, se bajaron del coche y le dijeron que no le pagarían.

Pedro, de 53 años y de complexión fuerte, también descendió del vehículo y les recriminó su actitud. “Súbete al coche y lárgate o te damos una paliza”, fue la respuesta que encontró. “Me empezaron a insultar, le dieron una patada al maletero y se me vinieron encima. Me enzarcé con uno, pero de repente el otro, que había saltado un muro, volvió y me golpeó con una piedra en el hombro. Me tumbaron al suelo y a partir de ahí empezaron a patearme la cabeza y las costillas. Yo sólo trataba de cubrirme la cara. Me van a reventar, pensaba”, relató ayer a DIARIO DE AVISOS. En ese momento las chicas habían desaparecido del lugar.

La imagen puede contener: coche y texto

Por suerte para la víctima, varios vecinos sobresaltados por el escándalo comenzaron a gritar “déjenlo, déjenlo”. En ese momento uno de los agresores gritó “vámonos”, explicó Pedro, que se levantó como pudo y se metió en el taxi. Sangraba por la nariz a causa de las patadas y tenía el cuerpo molido a golpes. “Llamé a la central para explicarles lo que me había pasado y me fui a la Clínica San Eugenio”. Allí fue atendido de las contusiones, que le produjeron una “desviación del tabique nasal y varios traumatismos en la cabeza”.

24 horas después de la agresión, Pedro, casado y con un hijo, se recuperaba ayer de las lesiones en su domicilio. “Al salir de la clínica me levanté la camisa y no sé cómo no me rompieron las costillas, todavía tengo las marcas de las patadas”.

Pese a todo, este profesional del volante dedicado a esta actividad desde hace nueve años, emigrante de Colombia en busca de una vida mejor en Canarias, cree que la suerte estuvo de su lado.

Gracias a Dios, los gritos de los vecinos evitaron que me dieran un golpe que podía haber sido mortal, porque no paraban de darme patadas en la cabeza y por todo el cuerpo”, explicó Pedro, que se define como una “persona fuerte, que se cuida y hace deporte”, lo que le hace pensar que “si esto le pasa a otro compañero, igual no lo cuenta”.

Nada más salir de la clínica, el hombre presentó denuncia en comisaría. La noche del lunes confiesa que no pudo dormir. “No le dejaba de dar vueltas a lo que me podía haber pasado y qué hubiera sido de mi mujer y mi hijo. Y todo por una carrera de 27 euros. ¡Pero si los hubiera llevado igual si me dicen que no tienen dinero! »

Llegada a la isla, cómo llegar a tu destino. | Blog Erasmus Santa Cruz de Tenerife, España

El pasado 22 de octubre Diario de Avisos y Juan Carlos Mateu se vuelven a ocupar del sector del taxi granadillero, en esta ocasión para reiterar sobre el asunto del ‘intrusismo’ que sigue haciendo de las suyas y que, mediante un artículo con el titular ‘Los taxistas del aeropuerto del Sur denuncian “mafias” que se llevan a los turistas en coches de alquiler’, publicaba lo siguiente:

« Los taxistas de Granadilla, que prestan servicio en el aeropuerto del Sur, denuncian un aumento del intrusismo en la terminal y exigen más controles policiales y una nueva ubicación de la parada, alejada “provisionalmente” desde hace 15 años de la principal puerta por la que salen los pasajeros que acaban de aterrizar en la Isla.

Los profesionales del volante advierten de la existencia de “mafias” que acosan a los pasajeros nada más pisar la terminal y los sacan por otra puerta, donde les espera un coche de alquiler, un furgón o incluso un vehículo particular que les cobra a precio de taxi y muchas veces por adelantado, según explicaron a DIARIO DE AVISOS Víctor Ramos, presidente de la Asociación de Autotaxis Granadilla de Abona; Iván Gaspar, vicepresidente; Juan Mesa, censor de cuentas, y Manuel Chico, vocal, que recordaron que dichos vehículos no cuentan con seguro de responsabilidad civil ni tarjeta de transporte.

Llevamos años luchando con el Cabildo y el Ayuntamiento de Granadilla. Antes del confinamiento se hacían controles que daban resultados, pero ahora con la pandemia se han relajado las inspecciones y la vigilancia y ha aumentado el intrusismo”, afirma la directiva de la asociación, que insiste en que la lucha contra esta práctica fraudulenta, que repercute en una imagen negativa de la Isla, debe ser una acción conjunta de Aena, Cabildo, Guardia Civil, Policía Canaria y Policía Local. Ante esta situación, los taxistas piden más controles, más presencia de los cuerpos de seguridad, especialmente de la Policía Local de Granadilla, y más carteles informativos indicando la ubicación de la parada de taxis.

Los taxistas de Granadilla ofrecen servicios mínimos las 24 horas del día durante el periodo de confinamiento - Ayuntamiento de Granadilla de Abona

ARRINCONADOS”

Sobre este último factor, lamentan que 15 años después del traslado de parada “provisional”, que les alejó de la principal puerta de salida de los usuarios de la terminal, continúen “arrinconados”.

Aena nos vendió la moto y nos sigue dando largas. Si nos cambiaran de ubicación y nos colocaran en la puerta de salida, que era donde estábamos, se acabaría con el 90% del problema”, asegura la directiva.

Sus miembros insisten en que la pandemia ha agravado el problema del intrusismo y avisan de que éste irá a más con la crisis económica. “Las autoridades deben tomar cuanto antes cartas en el asunto y dejar de mirar hacia otro lado. Hablamos de economía sumergida, que no contribuye al sistema”, remarcan.

EL ‘APAGÓN’ TURÍSTICO POR EL VIRUS COLOCA AL SECTOR EN UNA SITUACIÓN CRÍTICA

El sector del taxi en Granadilla de Abona, que cuenta con 191 licencias, lleva casi medio año funcionando con solo el 20% del servicio. El cero turístico y el cierre, prácticamente, del aeropuerto ha colocado en una situación límite a los profesionales del segundo municipio más poblado del Sur, que, aseguran, llegan a trabajar hasta 14 horas diarias para hacer una tercera parte de la recaudación de antes de la pandemia. El colectivo sigue esperando para cobrar las ayudas del Ayuntamiento de Granadilla y del Cabildo. “La burocracia nos va a terminar de matar”, asegura. »

Taxistas del sur de Tenerife: “Hay compañeros que piden comida a los Servicios Sociales”

Pasados sólo tres días (el pasado 25 de octubre) Diario de Avisos y Juan Carlos Mateu vuelven a publicar otro artículo sobre el sector del taxi de Granadilla de Abona, en esta ocasión relacionado con su situación respecto al Covid-19 y sus consecuencias con motivo del cierre turístico que, con el titular ‘Taxistas del sur de Tenerife: “Hay compañeros que piden comida a los Servicios Sociales”’, decía:

« El sector del taxi en el sur de Tenerife es uno de los más castigados por el desplome del turismo. El ejemplo más evidente es el de los profesionales del volante de Granadilla de Abona, que desde que comenzó el confinamiento han perdido su gran fuente de ingresos: la recogida de pasajeros en el aeropuerto del Sur, un servicio que representaba el 90% de su economía antes de la pandemia y que ahora confían en recuperar poco a poco después de que esta semana Reino Unido y Alemania hayan levantado el veto turístico a Canarias.

Como dice el refrán, no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, y no éramos conscientes de lo vital que es para nosotros el aeropuerto hasta que ha llegado esta calamidad”, explicaron a DIARIO DE AVISOS Víctor Ramos, presidente de la Asociación de Autotaxis Granadilla de Abona; Iván Gaspar, vicepresidente; Juan Mesa, censor de cuentas, y Manuel Chico, vocal.

El sector se encuentra en un momento crítico. Las 140 unidades que cargaban viajeros en la terminal del Reina Sofía son hoy 36, ya que las 191 licencias del municipio se han visto afectadas por una reducción del 80% del servicio, es decir, cada taxista trabaja tres días una semana y dos días la siguiente, la misma frecuencia que durante los meses de confinamiento. La docena de carreras diarias por vehículo en la gran puerta de entrada de la Isla son actualmente tres. Y la veintena de servicios que se realizaban de media en el resto del municipio se han reducido a apenas cinco. Las cuentas no salen y su esperanza se concentra en los corredores británico y germano.

GRANADILLA DE ABONA. PRESENTACIÓN DEL ESTUDIO SOCIO-ECONÓMICO DE NECESIDAD DE NUEVAS LICENCIAS DE AUTO-TAXI. – Fedetax

Otro termómetro que constata el hundimiento del servicio es la central de atención telefónica, la herramienta utilizada por los usuarios para pedir un taxi. Si en febrero, mes previo a la declaración del estado de alarma, se superaron las 11.000 llamadas, actualmente apenas rondan las 2.000.

Ahora decimos ‘salimos a la calle’, porque la palabra ‘trabajar’ significa otra cosa. Lo hacemos 10 días al mes y no llegamos ni al 20% de los servicios que hacíamos. Entre julio y mediados de agosto se empezó a notar más movimiento gracias a un repunte de pasajeros en el aeropuerto y al ocio nocturno, pero, qué va, la cuarentena del Reino Unido nos mató, ahí se vino todo abajo. Ha sido el mayor palo que hemos recibido”, asegura la directiva de la asociación.

Iván complementa el argumento con un ejemplo que refleja el actual período de vacas flacas. “Ayer mismo, después de 12 horas de trabajo, hice tres carreras de cuatro euros. Me fui a mi casa con 12 euros, pero un compañero batió hace unos días el récord de espera en la parada de Los Abrigos: nada menos que seis horas para recoger a un cliente. Eso son casi tres horas por encima de la media”.

Manuel interviene para apuntalar el comentario de su compañero dibujando una realidad que le ha impactado tras contemplarla con sus propios ojos: “Da una tristeza tan grande ver cómo está Las Américas… Los hoteles parecen cementerios, no ves ni una toalla colgada en un balcón. Está todo muerto, no se ve a nadie. Psicológicamente nos hace daño. A mí me dicen que nos va a pasar esto y no me lo creo”.

Fedetax solicita al Gobierno la ampliación de los ERTES. – Fedetax

Recuerda que muchos de sus colegas están en el paro o en un Expediente de Regulación de Empleo (ERTE). “Algunos sobreviven con una paga mensual de 420 euros y con niños y una hipoteca que pagar. No les queda más remedio que acudir a pedir ayuda a los Servicios Sociales del Ayuntamiento. El otro día me encontré con un compañero que me dijo: “Voy a buscar una comprita”. A mí se me rayaron los ojos. Es muy fuerte”. Juan señala que ahora prácticamente la totalidad de los desplazamientos se realizan dentro del municipio y matiza que “éste es un pueblo dormitorio, con una mayoría de ciudadanos en ERTE que no coge taxis. Y nosotros tenemos que afrontar los mismos gastos trabajando sólo 10 días al mes”.

Víctor añade otro factor inquietante, el de la incertidumbre por la prolongación de esta anómala situación. “Hoy seguimos con las mismas dudas que en marzo, cuando empezó todo. No sabemos cuánto va a durar, es lo que peor llevamos, psicológicamente nos está agotando”.

RESPUESTA LENTA

Los taxistas granadilleros exigen una mayor agilidad en la gestión de las ayudas públicas. Hace dos meses tramitaron una subvención del Cabildo, que aún no han recibido, y siguen esperando por una partida económica aprobada por el Ayuntamiento de Granadilla de Abona. “La burocracia va a acabar con nosotros. El dinero nos hace falta ahora, no podemos esperar más”, asegura la directiva de la asociación, que recuerda que la mayoría del gremio en la comarca sur, que “lo está pasando tan mal como nosotros, porque todos vivimos del turismo”, ya han cobrado las ayudas municipales.

Los directivos recuerdan que los Expedientes de Regulación de Empleo obligan a mantener a cada empleado contratado en el taxi un plazo de seis meses. “¿Qué va a pasar cuando se acaben los ERTE? ¿Cómo afrontamos los gastos del trabajador?”, se preguntan. Por ello piden a los responsables políticos que estén a la altura del drama que padecen tantas familias. Aseguran que “si al motor no le echamos gasolina, no va a arrancar”. Y aclaran: “El motor somos los autónomos y, la gasolina, el turismo”. »

Noticias del 'coronavirus' en Granadilla de Abona (II) - LaRendija.es

Por último, el pasado 12 de noviembre Diario de Avisos y Juan Carlos Mateu se volvían a ocupar de los taxistas de Granadilla de Abona al hacerse eco de una reunión mantenida en el Ayuntamiento entre éstos y representantes de diferentes instituciones, organismos y cuerpos de seguridad para tratar una vez más sobre el preocupante problema del ‘intrusismo’, mediante la publicación de otro artículo que con el titular Se incrementará la vigilancia para acabar con los taxis ‘piratas’ en el aeropuerto del Sur’, decía:

« Los representantes del sector del taxi de Granadilla de Abona reclamaron ayer una mayor vigilancia contra el intrusismo en el aeropuerto del Sur en una reunión celebrada en el salón de plenos del Ayuntamiento, que contó con la presencia del alcalde, José Domingo Regalado, los concejales María Candelaria Rodríguez, Fredi Oramas y Conchi Cabrera, así como representantes de la Policía Local, Guardia Civil, AENA, Servicio de Inspección del Cabildo, Asociación de Taxis de Granadilla de Abona y de la Federación Regional de Taxis.

El encuentro se produjo después de que los profesionales del volante denunciaran recientemente en este periódico la existencia de “mafias” que acosan a los pasajeros nada más pisar la terminal y los sacan por otra puerta, donde les espera un coche de alquiler, un furgón o incluso un vehículo particular que les cobra a precio de taxi y muchas veces por adelantado. Los taxistas advierten de que con la pandemia se han “relajado” las inspecciones y ha aumentado el intrusismo. En la reunión de ayer se acordó volver a los niveles de vigilancia que existían antes de la crisis sanitaria, según explicó a DIARIO DE AVISOS Víctor Ramos, presidente de la asociación de taxistas granadilleros, que expresó su satisfacción tras el encuentro.

COLABORACIÓN

José Domingo Regalado expresó su voluntad de “continuar con las sinergias de colaboración entre las distintas fuerzas y cuerpos de seguridad, e ir de la mano con el resto de administraciones con competencia, más aún si tenemos en cuenta la crisis derivada de la pandemia, que ha afectado duramente a esta actividad”.

El responsable municipal de Transportes, Fredi Oramas, señaló que “desde marzo, el sector del taxi ha sufrido especialmente un duro golpe, debido primero al cierre de fronteras y, luego, a la escasez de vuelos por la crisis sanitaria”. Por su parte, María Candelaria Rodríguez calificó el encuentro de “fructífero” y aseguró que redundará en un “mejor servicio, seguridad e imagen de nuestro municipio y de la Isla”.

Desde la Federación Regional de Taxis se pidió apoyo para la modificación de la Ley de Transportes Canaria en diferentes aspectos de la normativa, en especial el relativo al ‘intrusismo’.

En cambio, no se abordó en la reunión la demanda de los profesionales de situar la parada próxima a la puerta principal de salida de los usuarios de la terminal, 15 años después de que fueran trasladados a un lugar más alejado con carácter “provisional”. »