El paro en Granadilla de Abona se situó el pasado mes de julio en el 28,73%

15 Ago, 2020 | Economía, Empleo, Sociedad | 0 Comentarios

La crisis económica ocasionada por la paralización de la actividad debido a la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus Covid-19 viene dejando una profunda huella en las cifras de paro. Respecto a Tenerife, esta cifra superó por primera vez desde 2016 la barrera de los 100.000 desempleados pues, según los datos del Instituto Canario de Estadística (Istac), en el pasado mes de abril un total de 110.726 personas buscaban trabajo, cifra en la que no están incluidas aquellas personas que se vieron afectadas por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) debido a que su relación laboral se encuentra suspendida solo provisionalmente, aunque lo cierto es que los temores de que estos ERTE se vayan convirtiendo con el tiempo en ERE (expedientes de regulación de empleo definitivos) son cada vez mayores.

La situación económica está provocando subidas en el desempleo que no tienen precedentes, pues si el pasado mes de marzo eran 9.922 las personas que en la Isla se sumaban a la lista del paro, en el mes de abril dicha cifra subía hasta l@s 11.096 ciudadan@s que se habían inscrito como demandantes de empleo, de manera que en apenas dos meses algo más de 21.000 trabajadores y trabajadoras se habían quedado sin empleo en la Isla. De esta manera, el número de desemplead@s había aumentado más de un 20% en sólo sesenta días, unas cifras que Tenerife no había registrado ni en los peores momentos de la crisis económica de 2008, cuando cada mes se destruían entre 4.000 y 5.000 empleos.

La incertidumbre existente acerca de cómo se va a comportar la economía durante el periodo en el que poco a poco se reactiva la actividad hace difícil presagiar de qué manera va a fluctuar el indicador del desempleo, pero si esta tendencia se mantiene la Isla podría alcanzar o aproximarse mucho a la cifra máxima registrada durante los años de la crisis financiera surgida en 2008, cuando en el mes de mayo de 2013 Tenerife llegó a registrar 123.000 desempleados.

Las pérdidas de trabajo se acumulan con el COVID-19 | Ipsos

Según los datos, cinco municipios de Tenerife -Adeje, Arona, Granadilla de Abona, Guía de Isora y Santiago del Teide-, tres de Fuerteventura -La Oliva, Pájara y Tuineje- y uno de Lanzaote -Yaiza-, además de una isla en su conjunto -Fuerteventura-, tenían a principios del pasado mes de mayo más personas en situación de desempleo que nunca desde que se lleva el registro de las mismas. Por tanto, sólo bastaron 45 días, los transcurridos entre la declaración del estado de alarma y finales de abril, para llevar a estos territorios a cotas históricas de población desempleada, todo ello según los datos de paro registrado por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y elaborados por el Instituto Canario de Estadística (Istac).

Hay que destacar que una característica que une a estas localidades es la de tener una economía muy dependiente de la actividad turística, un dato que se enmarca en una tendencia general para todo el territorio nacional debido a la virulenta crisis desencadenada por la epidemia del Covid-19 por el que son los territorios más afectados aquellos cuya economía se centra en el sector servicios y por tanto dependientes de la demanda externa y, por ello, de los movimientos de personas, como es el caso de Baleares, Levante y, por supuesto, de Canarias.

Este mayor índice de desempleo de las zonas turísticas se aprecia con especial claridad en los nueve municipios de Canarias antes mencionados -entre los que se encuentra Granadilla de Abona– donde el volumen de población parada se situaba el pasado mes de abril en máximos, aunque también este fenómeno se produjo en otros municipios cuyos anteriores picos de subida del desempleo se produjeron en lo peor de la crisis económica iniciada en 2008 y que se prolongó durante seis años.

Cuáles son los sectores más afectados en el empleo por la crisis de la Covid -19?

En cuanto a la repercusión de estos datos de desempleo en los diferentes sectores económicos, reproducimos lo publicado el pasado 10 de mayo por eldia.es, que al respecto decía:

«Ningún sector económico de la Isla se salva de experimentar un alza en el número de parados. Aún así, los más afectados por la destrucción de empleo derivada de esta crisis económica y social continúan siendo la hostelería y el comercio. El cierre de bares, restaurantes y tiendas, que se han visto obligados a bajar la persiana durante siete semanas debido a la declaración de estado de alarma decretada el pasado 15 de marzo por el Covid-19, se ha cebado con los trabajadores de este sector. En estos dos últimos meses se han ido al paro 6.352 empleados, lo que deja un total de 21.566 ciudadanos vinculados al sector hostelero sin contrato.

Tampoco están mejor quienes se dedican al comercio, otro de los negocios que también tuvo que echar el cierre debido a la emergencia sanitaria. El sector acumula ya 18.884 empleados en el paro, sumando más de 3.400 en marzo y abril. La construcción también se ha visto afectada por la paralización de la economía. Aunque muchas obras han proseguido, el sector también tuvo que suspender por completo su actividad durante dos semanas. Según los datos del Istac, 11.712 de sus trabajadores están en el paro en la Isla y 2.550 de ellos se han quedado sin trabajo en los últimos dos meses.

Ni siquiera el sector primario ha podido resistir a la destrucción de empleo, a pesar de ser una actividad esencial que no ha parado para garantizar el abastecimiento de alimentos a la población. Más de 250 trabajadores se han quedado sin trabajo, ya que el sector tampoco ha estado exento de dificultades debido a los problemas de comercialización y la reducción de la demanda por el cierre de bares, restaurantes y hoteles. En el mes de abril había en el paro 1.988 personas vinculadas a esta actividad. La industria ha sumado al paro a 506 personas en los últimos dos meses y el número total de sus desempleados alcanza los 4.395. Mientras que en el resto de servicios los parados superan los 44.000, de los que 7.542 han perdido su trabajo en las últimas semanas… »

Más adelante y en el mismo artículo, el periódico señalaba:

« Como ya ocurrió en el mes de marzo, ningún municipio de la Isla se libra del incremento del paro, que vuelve a ser generalizado en todas las localidades. El desempleo se ceba especialmente con municipios como Arona, Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna, que son donde más puestos de trabajo se han destruido en estos dos meses. El municipio de la comarca sur suma ya 3.583 parados más que los que tenía en el mes de febrero y fue tanto en marzo como en abril la localidad de la Isla que registró un mayor aumento. Por su parte, la capital tinerfeña alcanza la cifra de 3.331 desempleados más en estos dos meses, situando su cifra total en 24.939. La ciudad de Aguere ha aumentado sus números en más de 2.400 personas en estos dos meses. A estos tres municipios, le siguen de cerca localidades del Sur como Adeje o Granadilla de Abona, con 1.733 y 1.908 parados más, ya que la desaparición del empleo está muy vinculada al cierre de establecimientos hoteleros y a la paralización de muchas de las empresas que ofrecían servicios al sector turístico o se nutrían del gasto que desembolsaban los visitantes… »

En otro artículo publicado ese mismo día, el mismo medio informativo indicaba:

« …En cuanto a las localidades canarias que han roto en los últimos dos meses su récord de paro, Arona es la que registra un volumen más alto: 10.879, un 37% más que en febrero, justo en la antesala de la crisis, cuando la cifra se situaba en 7.926. El otro gran polo turístico del sur de Tenerife, Adeje, acumula 4.856 personas en paro, un 55% más que en el segundo mes del año (3.123). En Granadilla de Abona residen 6.617 parados, cifra que supera en un 40,5% la de febrero, que ascendía a 4.709… »

El Covid-19 provoca en Canarias una destrucción de empleo sin precedentes | Canarias7

A finales del pasado mes de julio y según los datos ofrecidos por el Istac, Granadilla de Abona contaba un total de 6.666 personas demandantes de empleo, lo que significa un 28,73% de una población residente de 50.146 habitantes oficialmente censada, tan sólo a prácticamente una décima por debajo del mayor índice de paro registrado en el municipio desde que éste se contabiliza, ocurrido durante la pasada crisis económica, concretamente en 2009, que se cerró con un 29,93% de paro registrado.

Con esos datos sobre la mesa, Granadilla de Abona es el segundo municipio con una población superior a los 40.000 habitantes -de un total de seis- de la Isla que más paro contabiliza (sólo por detrás de Arona y sobrepasando a Santa Cruz de Tenerife, San Cristóbal de La Laguna, Adeje y La Orotava) y el noveno respecto al total de los 31 municipios que la conforman.