El Monumento Natural de Montaña Pelada, de interés para la UNESCO

31 Ene, 2017 | Ayuntamiento, Cultura, Sociedad, TURISMO | 0 Comentarios

Tanto por su origen como por su morfología ya que constituye una estructura geológica singular asociada a procesos de hidrovolcanismo, Montaña Pelada es un cono de importancia paisajística y científica. A ello hay que añadir su importancia ecológica al albergar excelentes muestras de comunidades psamófilas y tabaibales dulces.

Con una superficie de 152,7 hectáreas, este espacio de nuestra costa fue declarado por la Ley de Declaración de Espacios Naturales de Canarias como ‘Paraje Natural de Interés Nacional de Montaña Pelada’ y reclasificado posteriormente a su actual categoría de Monumento Natural, por lo que está considerado un Área de Sensibilidad Ecológica según la Ley de Prevención de Impacto Ecológico.

Con el objetivo de interesarse por este espacio protegido para la realización de actividades divulgativas y científicas, además de la organización de posibles geo-rutas y la potenciación del turismo geológico, el científico experto en la carta europea de turismo sostenible y representante de un geoparque italiano de la Unesco, Fabrizio Santini, participó en una visita guiada al lugar realizada con motivo de la celebración del ‘V Foro Científico El Médano’ llevado a cabo el pasado mes de septiembre.

La visita contó con una quincena de personas, entre las que se encontraban técnicos del Cabildo y miembros de la Asociación de Amigos del Museo de la Naturaleza y el Hombre junto a otr@s participantes en esta edición del Foro que organizaron la Asociación de Amigos del Museo de la Naturaleza y el Hombre y el geógrafo José Juan Cano Delgado con la colaboración de la Concejalía de Cultura.

Montaña Pelada es un Monumento Natural que surgió de debajo del mar, siendo éste un aspecto que despierta un gran interés geológico por parte de los estudiosos en la materia. Constituido por una caldera de explosión que se creó al entrar en contacto el magma con aguas marinas superficiales, cuenta también con otro atractivo como es la presencia de una duna fósil junto a la playa. De este espacio dice la web de Turismo Tenerife:

« El Monumento Natural de Montaña Pelada te dará la oportunidad de ver cómo se puede formar un cono volcánico a partir de una erupción submarina. Podrás recorrer sus 1,5 kilómetros cuadrados y acariciar todas esas plantas acostumbradas a vivir en comunión con el medio, las psamófilas (adaptadas a los terrenos arenosos de la zona), los tabaibales y cardonales. Todas guardan un aire exótico distinto. Deja que las dunas te cuenten la historia que han visto durante cientos de siglos, siéntete como un niño al ver a una duna fósil que relata las fluctuaciones del nivel marino durante el lento discurrir del tiempo. »

Un documento más técnico referido a las Normas de Conservación de este Monumento Natural, publicado por la Dirección General de Ordenación del Territorio de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias, dice:

« El principal episodio eruptivo que aparece en el Espacio Natural, y que de hecho justifica su consideración como tal, es la erupción hidromagmática de Montaña Pelada. Se trata de una caldera de explosión, que algunos autores han clasificado como de tipo maar, con un diámetro de 1.900m y una altitud máxima de 62m. Estas dimensiones se corresponden con una violentísima actividad explosiva, debida a la interacción entre el magma y las aguas de un mar somero, y le han valido a la Montaña Pelada su otro nombre de ‘Montaña Escachada’. La caldera en sí se encuentra muy bien conservada, y la erosión marina sólo ha comenzado a desmontar su borde suroriental, si bien es cierto que el buzamiento (inclinación de un filón o de una capa del terreno, según la RAE) de los materiales piroclásticos parece indicar la pretérita existencia de una caldera gemela en la Ensenada de Pelada, que ha resultado destruida por el mar.

…Todo el frente costero de Montaña Pelada se encuentra acantilado en un cantil que alcanza en ocasiones varias decenas de metros de desnivel, de gran espectacularidad y roto por algunas vaguadas en cuya desembocadura se disponen playas de arena volcánica. La arena de estas playas es empujada por el viento tierra adentro, originando la aparición -allí donde el relieve lo permite- de dunas trepadoras.

El cantil se haya precedido, hacia el mar, por una plataforma de abrasión de varios metros de anchura. En la Ensenada de Pelada, y apoyándose en esta plataforma de abrasión, se encuentra una duna fósil. Tanto el acantilado como la plataforma de abrasión y la duna fósil se hallan en relación con las variaciones euxtáticas experimentadas por la isla a lo largo del Cuaternario, y convierten el litoral de Pelada en un auténtico laboratorio para el estudio de las oscilaciones climáticas del Pleistoceno en Canarias.

Rodeando a Montaña Pelada se encuentran una serie de materiales basálticos, que en ocasiones conservan su aspecto de malpaís, procedentes de las montañas de Los Riscos e Ifara situadas al norte… »