El efecto positivo en el medioambiente del parón de la actividad socioeconómica por motivo del ‘coronavirus’

31 Mar, 2020 | Medio Ambiente, Reflexiones, Sociedad | 0 Comentarios

El pasado 21 de marzo, transcurridos 7 días desde la declaración del estado de alarma a causa del ‘coronavirus’, los diarios La Provincia y eldiario.es en su edición de Canarias publican sendos artículos -en uno de ellos se hace mención expresa a Granadilla de Abona- referidos a la relación existente entre el parón de la actividad socioeconómica y la mejora de la calidad medioambiental en el archipiélago canario cuyos titulares eran, respectivamente, ‘El estado de alarma por ‘coronavirus’ y su incidencia positiva en el medioambiente’ a cargo de Verónica Pavés, y ‘Canarias respira aire más limpio tras siete días en Estado de Alarma’ a cargo de Natalia G. Ramos, en los que sus autoras destacaban este dato positivo que estaba dejando el confinamiento de la población.

Con la entradillaMejora la calidad del aire en todo el Archipiélago tras una semana de confinamiento’, Verónica Pavés comenzaba su artículo señalando que ninguna estación de control y calidad del Aire de Canarias superaba las 20 micras de dióxido de nitrógeno (NO2) -contaminante que emana de la combustión de petróleo- en la zona metropolitana cuando normalmente en Santa Cruz de Tenerife se venían registrando 40 micras por metro cúbico antes de que comenzara la cuarentena.

Lo mismo sucedía en el sur y el norte de la isla -indicaba la periodista-, donde zonas como Caletillas o Granadilla -donde se ubican las dos centrales térmicas de que dispone Tenerife- habían pasado de registrar concentraciones de 22 micras por metro cúbico de dicho contaminante a tan sólo emitir concentraciones de 7 micras o incluso de 2, un escenario que se repetía en el resto de las islas, destacando el caso de San Sebastián de La Gomera donde las concentraciones pasaron nada menos que de 76 a 2 micras por metro cúbico.

Archivo:La Provincia Diario de Las Palmas.jpg - Wikipedia, la ...

Ya había pasado lo mismo en China y en Italia, por lo que era lógico que esta disminución de la contaminación que “tiene un origen claro: el parón de la actividad económica” también ocurriera en Canarias, resaltaba Verónica Pavés, que decía: «Detener toda la maquinaria que sostiene el modelo social se ha traducido también en dejar los coches aparcados y encender menos las luces. En estos días, como señaló el investigador del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña, Emilio Cuevas, en declaraciones a Radio Club Tenerife, “por ejemplo a Santa Cruz, que normalmente entran entre 50.000 y 70.000 vehículos, solo están accediendo 10.000 o 15.000 al día”, por lo que como concluyó “esta disminución importante de la contaminación era de esperar”».

Asimismo, el artículo hacía referencia al importante hecho de que el mundo científico “lleva décadas advirtiendo del peligro que la actividad humana supone para el medioambiente, un iceberg de problemas del que el calentamiento global es tan sólo el pico”, así como que haya tenido que ser “el riesgo asociado a una pandemia y una crisis sanitaria mundial lo que nos ha tenido que abrir los ojos sobre el daño que nuestra forma de vida y nuestro modelo socioeconómico están haciendo al medio natural”.

Continúa Verónica en su escrito diciendo: «Estos días los cielos están más azules y las aguas más cristalinas, un indicador claro de que el ecosistema “se está recuperando” y lo hace “gracias a esta disminución de la contaminación local”, explica Pedro Dorta, geógrafo experto en cambio climático de la Cátedra de Reducción del Riesgo de Desastres y Ciudades Resilientes de la Universidad de La Laguna ( ULL ), que considera que habrá que ver a final de año si esta situación tiene repercusiones a nivel global, aunque se muestra escéptico ante esa posibilidad. Cuevas, por su parte, señaló que este fenómeno no será ostensible al resto del planeta y que, además, en Canarias la cuarentena no supondrá más que un parche, pues probablemente después de la crisis sanitaria generada por el Covid-19 “volveremos a los niveles anteriores”. Lo que significa que cuando culmine el año “sigamos creciendo en niveles de dióxido de carbono”, como señaló Dorta».

El parón de la cuarentena reduce la contaminación - La Provincia ...

Igualmente se refería la periodista al hecho de que “esta inusual situación también ha permitido a algunos animales aventurarse a recuperar el espacio natural hurtado durante décadas por los humanos y su actividad industrial y económica, pues durante estos días, aprovechando la soledad y el ambiente más limpio, se ha podido ver jabalíes pastando en medio de la Diagonal, en Barcelona; delfines nadando sin miedo en pleno centro de Venecia; gaviotas unidas en Benidorm para dar caza al carro de la compra de una mujer y hasta algún que otro conejo asaltando las autopistas canarias”.

Y es que, con los humanos fuera de juego, “la naturaleza vuelve a recuperar su espacio”, aseguraba Verónica G. Ramos, que finalizaba su artículo con la siguiente reflexión: «La cuarentena está generando unas condiciones inusitadas que, para los investigadores dedicados al cambio climático, supone un laboratorio experimental imposible de lograr en las condiciones habituales. En todo caso, como señala Pedro Dorta, esta situación debe servirnos para replantearnos nuestro modelo socioeconómico, en el que prima el consumo y en el que viajar se ha convertido en una necesidad, ya que es “más que evidente que es la base del problema ambiental”. “Los humanos funcionamos a base de shocks, y esta situación de emergencia lo es”, insiste Pedro Dorta, que considera que esta experiencia puede tener finalmente un “impacto positivo” si nos ayuda a “reflexionar sobre lo que le hacemos al planeta”».

Archivo:Eldiario.es-Hd-logo.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Por su parte, en su artículo de eldiario.es titulado‘Canarias respira aire más limpio tras siete días en Estado de Alarma’, Natalia G. Ramos de entrada resalta el hecho de que «una semana después de que el Gobierno de España declarara el Estado de Alarma ante la emergencia sanitaria del COVID-19, la calidad del aire de Canarias ha pasado de suponer un “riesgo inminente para las personas más vulnerables (niños, ancianos y personas con enfermedades cardiorrespiratorias)” a no implicar ningún peligro».

El mapa del Archipiélago -continúa indicando la periodista- el fin de semana del 12 de marzo estaba teñido de rojo, según los datos del Sistema Caliope del Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona. Esto significa que los niveles de ozono, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, dióxido de azufre, y material particulado PM10 y PM25 superaban los umbrales de alerta”. Sin embargo -aseguraba- “este viernes 20 de marzo, el azul y el verde colorean las Islas, salvo el sur de Gran Canaria y de Tenerife, dos de los puntos más turísticos de toda la región”.

«La restricción del tráfico aéreo y marítimo al 50%, la caída del uso del vehículo privado hasta un 60% en las ciudades españolas, según datos de Greenpeace, y la paralización industrial y turística han permitido disminuir la polución “en cuestión de horas”. En la Unión Europea, el 30% de las emisiones de dióxido de carbono lo genera el transporte y, de esta cifra, el 72% corresponde al de carretera. “Esta semana, en ciudades como Madrid y Barcelona, donde habitualmente algunas estaciones superan los límites fijados por la Organización Mundial de la Salud, los niveles de dióxido de nitrógeno apenas han llegado al 40% de ese límite. Estamos comprobando cómo menos coches es sinónimo de menos contaminación”, subraya la organización ambientalista», evidencia Natalia en su artículo, en el que asimismo señala que “las condiciones meteorológicas también han ayudado a disipar la toxicidad de las ciudades y, sumadas a las medidas de contención implantadas por el Ejecutivo, han evitado que se genere nueva contaminación manteniendo así al Archipiélago en niveles positivos”.

Inmobiliarias en Granadilla de Abona venta de pisos en Granadilla ...

Sin embargo, respecto a las zonas turísticas por excelencia de las dos islas capitalinas ubicadas en el suroeste de cada una, Natalia G. Ramos dice que, al contrario del resto del territorio, allí “la polución se resiste”, afirmando: “En Gran Canaria, la población de San Bartolomé de Tirajana todavía está expuesta a altos niveles de concentración de contaminantes en el aire. Lo mismo sucede en los municipios de Adeje, Arona y Granadilla, en Tenerife…”. Como vemos, Granadilla de Abona es uno de los cuatro municipios de Canarias que todavía padecía altos niveles de contaminación transcurrida una semana de la declaración de alerta decretada por el Gobierno del Estado a causa del ‘coronavirus’ Covid-19.

A modo de reflexión, la periodista de eldiario.es finalizaba su artículo diciendo: «El impacto del coronavirus en el medio ambiente ha quedado patente también en dos de los países donde la pandemia ha atacado con más fuerza: Italia y China. En este último caso, las emisiones de dióxido de carbono se redujeron en una caída determinante para uno de los puntos más contaminantes de la Tierra. Greenpeace insiste en su web en que “la prioridad indiscutible en este momento” debe ser la lucha contra la pandemia. Sin embargo, defiende que la difícil situación que atraviesa el planeta por la crisis de salud pública permite extraer una lección clave: “Nunca deberíamos vacilar a la hora de tomar medidas contundentes” ante los problemas que pongan en riesgo la salud de las personas. Entre ellos, la contaminación, “que está detrás de alrededor de 4,5 millones de muertes anuales” en todo el mundo».