CC Granadilla de Abona y la Planta Regasificadora

21 Abr, 2017 | Economía, Medio Ambiente, Política, Sociedad | 0 Comentarios

La planta regasificadora que la empresa Enagás tiene previsto construir en el Polígono Industrial de Granadilla ha ido demorándose debido a las denuncias presentadas por colectivos contrarios a su ejecución a los que la justicia ha ido dándoles la razón. Lo cierto es que el potencial peligro de este tipo de insfraestructuras pone en evidencia la disparidad de criterios existente al momento de pronunciarse a favor o en contra de la conveniencia de su instalación, generando mucha polémica entre sectores de la sociedad canaria que a cambio apuestan por invertir en el desarrollo de las energías renovables.

Tal es así que, de las dos plantas que Enagás tenía previsto construir en Canarias (una en Agüimes -Gran Canaria- y otra en el Polígono Industrial de Granadilla), la de la isla vecina ha sido rechazada tanto por el Ayuntamiento como por el Cabildo Insular, quedando de momento sólo prevista la de Granadilla de Abona la cual ha sufrido varias demoras a pesar de que su ejecución ha estado apoyada sin fisuras por el Gobierno Autónomo, el Cabildo Insular y el Ayuntamiento, éste último al menos hasta la entrada del nuevo grupo de gobierno municipal (CC + PP) el cual, a través del Alcalde, no tardó en pronunciarse contrario a la instalación de la planta regasificadora en cuanto a su ubicación en tierra se refiere por el potencial peligro que eso supone para la población más próxima.

En ese sentido, apenas dos días después de haber tomado posesión el nuevo grupo de gobierno, eldiario.es publicó un artículo del periodista Román Delgado titulado El alcalde de Granadilla marca distancia con Clavijo en el asunto de la planta regasificadora’, donde decía lo siguiente:

« El flamante alcalde de Granadilla, José Domingo Regalado, ha dejado muy claro esta mañana en un medio de comunicación local y por lo tanto en público, que se halla más cerca de las tesis defendidas por la hoy prácticamente desaparecida de la política Carmen Nieves Gaspar (antigua alcaldesa de esa localidad del sur de Tenerife, también bajo las siglas de CC) en el asunto de la instalación proyectada en las inmediaciones del puerto de Granadilla de una planta regasificadora, que de sus jefes supremos en el Gobierno de Canarias, de la misma formación política: Fernando Clavijo, presidente del Ejecutivo regional, y Pedro Ortega, consejero de Industria. Ambos consideran ese macroproyecto energético como algo irrenunciable y vital para el progreso de Tenerife, pues supone la posibilidad de implantar el gas natural en una de las dos islas más pobladas del archipiélago. En Gran Canaria, esta misma cuestión está bloqueada.

Regalado, en una intervención de esta mañana en Radio Club Tenerife-Cadena SER, afirmó, para asombro de los periodistas presentes en el estudio, que el grupo de Gobierno local en Granadilla, al menos en lo que representa la parte mayoritaria de CC (con siete de los concejales de la mayoría absoluta de 11, tres del PP y uno de Ciudadanos), defenderá lo que ha decidido el comité local de CC respecto a ese particular, que no es otra cosa que la instalación en el mar (como plataforma offshore) de la famosa y ya retrasada más de un lustro planta regasificadora (ahora de Enagás S.A., y antes de la semipública Gascan).

Las declaraciones del novísimo alcalde de Granadilla suponen fijar una gran distancia en relación con lo que son las pautas defendidas por el Ejecutivo autonómico, controlado por su mismo partido, respecto a este asunto estrella en la agenda inversora-energética del presidente Fernando Clavijo y, sin duda, representan la aparición de varias tachuelas en el camino que debe transitar el proyecto de planta regasificadora (el Ayuntamiento de Granadilla tiene que autorizar y avalar muchos trámites administrativos) hasta su implantación definitiva en una zona cercana a la nueva instalación portuaria, en la actualidad en fase de construcción.

La idea trasladada por Regalado rememora la crisis política que ocasionó en el seno de ATI-CC la postura defendida por la posteriormente defenestrada para la política dentro de Coalición y exalcaldesa de Granadilla, Carmen Nieves Gaspar, que no solo se opuso a la construcción del puerto en las inmediaciones del mayor polígono industrial costero de esa localidad (lo que no consiguió), sino que además mostró su rechazo frontal a la implantación del gas natural en la isla y, por consiguiente, a la presencia de la planta regasificadora en el litoral de su término municipal.

La versión trasladada por José Domingo Regalado solo dos días después de ser investido alcalde recuerda muy mucho a la defensa de Carmen Nieves Gaspar, con el matiz de que la solución propuesta por el flamante alcalde es menos radical que la de su predecesora. Este cargo de CC al menos no lanzó improperios contra la planta regasificadora, sino que apostó por la opción offshore, metida en el mar y alejada de la población, algo que con toda probabilidad, como ya ocurrió con la propia Gaspar, jamás llegará a ver ni conseguir. »

Por otro lado, lo último que sabemos de las intenciones de Enagás respecto a la construcción de la planta es el contenido de un comunicado emitido por la agencia de noticias EFE el pasado 14 de febrero que eldiario.es publicó con el título Enagás prevé invertir 260 millones en la regasificadora de Granadilla’, el cual decía:

« La empresa Enagás prevé invertir 1.450 millones de euros en los próximos cuatro años, con 260 de ellos en la futura terminal del sur de Tenerife, o sea, en la planta regasificadora que se prevé ubicar en el polígono industrial de Granadilla. Enagás, tras hacerse con la canaria Gascan (empresa pública de la Comunidad Autónoma), ahora tiene los derechos de suministro del gas natural licuado (GNL) en las islas.

Esa multinacional de origen español pretende lograr un crecimiento de su beneficio medio acumulado de entre el 3% y el 4% anual, en función de si se realizan inversiones adicionales, según consta en la presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La citada entidad, propietaria de la mayoría de las infraestructuras gasistas españolas, se ha fijado como objetivo aumentar el dividendo el 5% anual hasta 2020, lo que supondría alcanzar una retribución por acción de 1,68 euros en ese año.

De los 1.450 millones de inversión prevista para el periodo 2017-2020, 750 irán destinados a proyectos en España, 280 millones a trabajos en Chile y 210 millones a proyectos transeuropeos, ha detallado el presidente de Enagás, Antonio Llardén, en una presentación ante analistas. »