Brutal agresión a inquilinos en Atogo para que dejen su vivienda

20 Jun, 2016 | Sucesos | 0 Comentarios

Miembros de la Guardia Civil del puesto de Granadilla de Abona imputaron a un hombre de 37 años, propietario de una vivienda en Atogo, como el presunto autor de un delito de ‘realización arbitraria del propio derecho’ y de ‘inductor de una riña tumultuaria’ al provocar, según las investigaciones realizadas por los agentes, una agresión contra los inquilinos de dicha vivienda como medida de presión para que se fueran y poder recuperarla.

Según una nota informativa hecha pública recientemente por la Guardia Civil, los hechos se originaron el pasado 27 de marzo cuando una patrulla fue alertada de que en un inmueble situado en Atogo se había producido un altercado en el que varios rumanos habían agredido con barras de hierro y piedras a una familia de italianos (constituida por tres adultos y un niño) que se defendieron con una escopeta de balines.

Al llegar los agentes al lugar, comprobaron que varias personas se encontraban con señales de haber sufrido una agresión, entre ellas dos italianos que estaban tendidos en el suelo y sufrían las heridas más graves: Uno con una lesión abierta en la parte frontal de la cabeza y varios golpes en la espalda, y otro con lesiones en la cara y un golpe sangrante en la espalda.

Una mujer también italiana, con una herida sangrante en un ojo, les contó que el ataque lo habían realizado varios rumanos a quienes no conocían utilizando barras de hierro y piedras cuando se encontraban en su vivienda. Según el comunicado de la Guardia Civil, dos de los supuestos agresores también resultaron lesionados durante el altercado, uno de ellos por disparos de una escopeta de balines, mientras que un tercero no resultó afectado. Los agentes localizaron una escopeta de balines y armas blancas en el lugar de los hechos.

Guardia Civil (logotipo 2)

Los agentes comenzaron las investigaciones de los hechos tras proceder al traslado de las seis víctimas que sufrieron heridas a un centro hospitalario, considerando a todas ellas como autoras de un delito de lesiones y de participar en una riña tumultuaria, obteniendo fundadas sospechas de que la misma había sido inducida supuestamente por el propietario de la vivienda donde residían los ciudadanos italianos y como medio de presión para que abandonaran el inmueble.

Una vez instruidas las diligencias, los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción correspondiente, que se ha hecho cargo del caso.