Sobre el apoyo de la ‘moción de censura’ por Ciudadanos (C’s)

17 Mar, 2017 | Política, Sociedad | 0 Comentarios

El pasado 27 de noviembre, Diario de Avisos publicaba la primera parte de una entrevista realizada a Teresa Berástegui, concejal de Ciudadanos (C’s) de La Laguna además de delegada de Grupos Institucionales y responsable de Acción Política en Canarias de dicha agrupación política, por tanto, la máxima autoridad en lo que se refiere a los pactos con los demás partidos en el ámbito de nuestra Comunidad Autónoma, de manera que la posición tomada por C’s de Granadilla de Abona de apoyar la ‘moción de censura’ del pasado mes de septiembre tuvo que pasar necesariamente por sus manos.

De la extensa entrevista, titulada “Dávila y Alonso negociaron conmigo la censura en Granadilla, en nombre de Clavijo”’ y teniendo en cuenta que la misma se produjo cuando aún co-gobernaban en Canarias CC y PSOE (aunque en plena crisis desatada tras la moción de censura en nuestro municipio), entresacamos lo que tiene que ver con este asunto:

« Concejal de La Laguna, Teresa Berástegui es, además, la delegada de Grupos Institucionales y responsable de Acción Política de Ciudadanos (C’s) en Canarias, por lo que los pactos con otros partidos pasan por sus manos. Fue el caso de la moción de censura presentada por CC y PP contra el PSOE en Granadilla, apoyada por C’s, según sus palabras, ante la negativa de los socialistas imputados a dejar el cargo, pese a que van a ser juzgados. La caída de Granadilla, en septiembre, instigada por los nacionalistas contra el histórico alcalde socialista Jaime González Cejas, llevó al pacto de gobierno regional entre CC y PSOE al borde de la ruptura. El presidente Fernando Clavijo lo atribuyó a una rebeldía de los concejales de su partido en el municipio sureño.

En esta entrevista, Berástegui desmiente esa versión y asegura que los siete ediles granadilleros de CC “no cometieron ninguna indisciplina” contra su partido, porque la moción de censura, precisó, no solo tenía el visto bueno de Fernando Clavijo, que además de presidente del Ejecutivo canario es el máximo dirigente de su partido en Tenerife, sino que ella misma la negoció con la número 2 de CC en la Isla, Rosa Dávila, y también mantuvo conversaciones en tal sentido con Carlos Alonso, presidente del Cabildo (igualmente de CC). “Ella actuaba en representación de Fernando Clavijo”, revela ahora Berástegui. Es más, la dirigente de C’s no alberga duda alguna de que lo ocurrido en Granadilla “es una deslealtad más de Clavijo con el PSOE”.

– Usted indica que Clavijo estuvo en la cocina de esa moción de censura en Granadilla, pero no es lo que él dice…

Es que es muy fácil tirar la piedra y esconder la mano, y poner cara de franciscano. Es decir: tú negocias, tú intentas conseguir un municipio importante, como Granadilla, que es goloso porque tiene el puerto industrial… y luego… Legítimamente, Clavijo quería conseguir para CC esa alcaldía. Y es que lo que está pasando en el Puerto de la Cruz y en Arico es exactamente lo mismo. Clavijo ha dicho que la adenda al acuerdo regional con el PSOE se va a llevar a término. Pues los alcaldes de esos municipios no están por la labor de renunciar. ¿Va a expulsar CC a dos comités locales enteros, que dimitirían si expulsan a sus ediles?”.

– ¿Por qué se prestaron ustedes a la censura contra González Cejas en Granadilla?

“Nosotros estábamos en otra guerra, que era que los imputados del PSOE se fueran. Al que era alcalde (en referencia a Jaime González Cejas) se le va a abrir en breve juicio oral y no quería irse. La lucha contra la corrupción es nuestra línea roja, y ahí nos vimos obligados a apoyar la censura, ante la inacción del PSOE. Nos hubiera gustado de otra manera, pero lo que está claro es que Clavijo está quemando a su socio de gobierno, lo lleva haciendo desde hace año y medio, y viendo lo que se les está viniendo abajo quieren recuperar para CC el máximo poder posible”.

– ¿Con quién negoció usted?

Con Rosa Dávila. También mantuve conversaciones con Carlos Alonso”.

– ¿La secretaria de Organización de CC en Tenerife y Alonso la llamaban por su cuenta y riesgo o en nombre de Clavijo para cambiar el Gobierno de Granadilla?

“Nadie actúa por su cuenta y riesgo. Yo cuando actúo lo hago en nombre de mi partido y siguiendo las directrices de sus máximos órganos. Iban en su representación”.

– ¿Con qué argumentos llegaron a un acuerdo?

“Nuestro único argumento, que fue el que hablamos con CC y con PP, es que no queríamos sillones, sino que se fueran los imputados. CC no es santo de nuestra devoción, no es la mejor opción, pero es mejor que tres imputados en el Gobierno de Granadilla. De hecho, nos quedamos fuera del Gobierno, pese a que se nos ofreció estar y hasta nos dieron a elegir qué área”.

– ¿Usted, qué siente entonces al leer cómo Clavijo ha negado que él estuviera detrás de esa censura?

“La palabra de Clavijo -lo dijo Nicolás Jorge, uno de los concejales censurados en Granadilla- “vale menos que un clavijo”. Es una traición más contra el PSOE en la mochila de Clavijo”.

– ¿Pero qué papel tuvieron otros líderes de CC?

Antes de la campaña electoral de junio, en un mitin en Granadilla, Carlos Alonso dijo que iban a recuperar ese ayuntamiento. El problema es que Alonso no tenía un cargo en el partido, y nosotros siempre hemos dicho que solo hablábamos con quien tuviera cargos y potestades orgánicas”.

– ¿Y qué le llegó a decir Carlos Alonso sobre este tema?

“Bueno, que ellos iban a tener el congreso regional, que no se sabe a quién iban a elegir… Y a mi no me extrañaría nada que Carlos Alonso se postulara para dirigir CC y desplazara a Clavijo”.

– Entonces, ¿comprobó usted el interés de Alonso por Granadilla?

“Sí. Además, hay unas declaraciones de la pasada semana en las que el alcalde lagunero, José Alberto Díaz, que está sintiendo que no está todo lo arropado que le gustaría, ha dicho que no cree que Clavijo tenga que ser necesariamente el próximo presidente del partido porque tiene demasiadas cosas encima. Puede que al final reculen algunos que apoyan a Clavijo, pues pueden pensar que dentro de poco no es presidente del Gobierno”.

– ¿Por qué piensa eso?

“Porque una persona que lleva año y medio defendiendo a capa y espada a Clavijo, que de repente salga de un día para otro diciendo eso, es que algo hay. Para mí la noticia del mes es que el alcalde de La Laguna empiece poco a poco a darle la espalda a Clavijo”…

– Volviendo al centro del huracán, Granadilla, la dirección regional de CC ha acordado expulsar a sus siete concejales en este municipio por indisciplina en la censura. Y usted nos está destapando que no fue así…

“Es que no veo indisciplina, porque en ningún momento me senté a negociar con los concejales de CC en Granadilla. Nuestro concejal en ese municipio tenía la autorización de nuestro partido a nivel nacional a instancias de los órganos regionales de C’s”.

– Es decir, ustedes no negociaron con los ediles de CC en Granadilla, sino con altos dirigentes…

“Cuando hablamos y negociamos algo con alguien, lo hacemos con órganos del partido similares a los nuestros, y el edil de C’s tenía autorización de los órganos regionales y nacionales. El secretario de Organización de C’s no se sienta a negociar sino con el secretario de Organización de otro partido”…
»

Al día siguiente, Ciudadanos (C’s) en Canarias saca un comunicado en referencia al contenido de estas declaraciones de su responsable de Acción Política puntualizando algunos aspectos de las mismas, que el digital canariasahora publicó con el título de Ciudadanos precisa que apoyó la censura en Granadilla por «la tolerancia cero a la corrupción»‘ y que decía:

« La formación política Ciudadanos ha puntualizado que el único motivo por el que apoyó la moción de censura contra el alcalde socialista de Granadilla de Abona, Jaime González Cejas, fue la «tolerancia cero a cualquier posible caso de corrupción».

Ciudadanos realiza esta apreciación en un comunicado ante la entrevista concedida por la delegada de grupos institucionales de la formación en Canarias, Teresa Berástegui, al periódico tinerfeño Diario de Avisos, en la que señaló que mantuvo contactos con el presidente Fernando Clavijo y la consejera de Hacienda, Rosa Dávila, para llevar a efecto la moción de censura en el citado municipio.

El partido precisa que hace más de seis meses Berástegui mantuvo conversaciones con varios dirigentes de Coalición Canaria en el ámbito de sus competencias «y dentro de un marco habitual, al igual que se hace con el resto de las formaciones políticas».

A partir de ese momento las conversaciones quedaron suspendidas, por lo que cómo se ha declarado la moción de censura en Granadilla de Abona tiene que ver únicamente con la imputación del exalcalde y dos concejales socialistas, añade.

«Es más, desde septiembre del año pasado se lleva solicitando por diversos medios al exalcalde y los dos ediles socialistas imputados que diesen un paso atrás y dimitiesen, sin que esa petición fuese atendida», señala la formación.

Ciudadanos también puntualiza que las citadas reuniones se llevaron a cabo sin constancia de su portavoz regional, Melisa Rodríguez. »

Ese mismo día 28, Diario de Avisos publica un artículo titulado “Tomadura de pelo” en el que recoge las reacciones de destacados representantes socialistas ante las declaraciones realizadas por Teresa Berástegui el día anterior, entre las que figura la del concejal granadillero Nicolás Jorge, que reproducimos:

« “Lo que hemos leído este domingo en DIARIO DE AVISOS ha sido una mala noticia para el pacto, dada la gravedad de lo que podríamos estar hablando”, declaró ayer, contrariado, el portavoz parlamentario del PSOE, Iñaki Lavandera, sobre las revelaciones de Teresa Berástegui (Ciudadanos), publicadas ayer por este periódico, en las que señalaba al presidente Fernando Clavijo (CC) como el autor en la sombra de la moción de censura en Granadilla, que ella personalmente asegura haber negociado con Rosa Dávila y Carlos Alonso. “Es grave que quien preside el Consejo de Gobierno esté detrás de la censura”, apuntó. “Y nos enteramos de esto ahora, cuando estamos negociando nada menos que los Presupuestos de Canarias”.

Lavandera demandó de CC “como partido, una información oficial sobre estos acontecimientos”, y espera de la gestora de la formación socialista, que previsiblemente se constituye hoy, “la tarea de responder a la pregunta ¿y ahora qué hacemos?”. Ya Lavandera había señalado a Dávila y Clavijo como los responsables de la caída de Granadilla para el PSOE. Las declaraciones realizadas por la dirigente regional de Ciudadanos, en las que llegó a decir que “la mochila del presidente del Gobierno de Canarias está llena de traiciones al Partido Socialista y Granadilla es una más”, han provocado una nueva sacudida entre los socios de la alianza de Gobierno, cuya confianza vuelve a estar bajo mínimos.

El presidente de la gestora del PSOE en Tenerife, Héctor Gómez, señaló ayer a este periódico que las declaraciones de Berástegui demuestran que CC “no apuesta por un pacto con el PSOE en Canarias”. El dirigente insular espera que se adopten “decisiones contundentes” una vez que se constituya la gestora regional, “porque está claro que no se dan las condiciones de confianza con Coalición Canaria”. “Lo que no puede ser”, indicó el dirigente socialista, “es que una formación política cuente con total libertad para aplicar la estrategia que más le convenga, y otra esté limitada para cualquier movimiento”. “Lo de Granadilla, por lo leído en DIARIO DE AVISOS, y viendo cómo se desarrolló la moción de censura, no me extraña que haya sido diseñado desde las altas esferas de CC”, manifestó Gómez, que acusó a los nacionalistas de estar en una “batalla permanente, enfrascados en una lucha de poder local y de olvidarse de la prioridad, que es la gestión pública, dar respuesta a los problemas de los ciudadanos”.

Nicolás Jorge, miembro del equipo de Gobierno defenestrado en Granadilla, manifestó que “CC firmó el pacto para incumplirlo; es una tomadura de pelo, una más de Coalición Canaria”. El concejal ya señaló a Clavijo en el pleno que debatía la moción de censura de haber orquestado esta estrategia. Otras fuentes del partido socialista califican de “tramposa” e “hipócrita” la actitud de Clavijo, Alonso y Dávila al urdir, según las revelaciones de Berástegui, la moción de censura de Granadilla y de hacer el “paripé” de abrir expediente ordinario de expulsión a los concejales, acusados de indisciplina. Precisamente, en la adenda cerrada por la cúpula de los dos partidos se recoge como primer punto dentro del apartado local, ratificado por las direcciones de ambas formaciones el 7 de noviembre, fecha que supuso el inicio de los 20 días, que “se adoptarán las medidas políticas y disciplinarias que conduzcan a la expulsión del partido de los concejales de CC de Granadilla de Abona con objeto de revertir el incumplimiento del acuerdo”… »

También el exalcalde Jaime González Cejas no desaprovechó la oportunidad de manifestarse sobre el asunto el día 29 ante el mismo medio, que publicaba lo siguiente:

«Aclaradas las cosas, el exalcalde socialista de Granadilla, González Cejas, señaló ayer a DIARIO DE AVISOS: “Todos sabíamos que Clavijo y Alonso estaban detrás de la moción de censura; faltaba alguien que pusiera blanco sobre negro. Y lo ha hecho Berástegui. Tenemos noticias de que hubo contactos entre dirigentes de C’s con Clavijo y Alonso desde el inicio del mandato, en julio de 2015 y las negociaciones no se materializaron porque desde Barcelona no se autorizó un acuerdo con los nacionalistas”. Cejas añadió sobre Alonso: “Me consta que ha estado en el centro de la operación. Me ha dicho personalmente que él hace estas cosas para animar la política y me reconoció que lo planteó en una reunión interna del partido para animar a sus huestes.” »

Y a continuación de estas declaraciones de González Cejas, Diario de Avisos decía:

« TERESA BERÁSTEGUI: “RATIFICO MIS DECLARACIONES A DIARIO DE AVISOS”

Fue un día duro e incómodo para la joven política de C’s, Teresa Berástegui. Ayer, lidiaba con el trance de un familiar cercano en delicado estado de salud y las reacciones a la entrevista que concedió a este periódico. Una vez aclarado todo, señaló: “Ratifico mis declaraciones a DIARIO DE AVISOS. Las reuniones con Rosa Dávila y Carlos Alonso, a que hice referencia, son rigurosamente ciertas. Y solo ha habido un malentendido. Mi compañera Melisa, por sus responsabilidades en Madrid, no estaba al tanto de esos encuentros sobre Granadilla y han quedado aclarados en el comunicado de la tarde, en que C’s confirma que “las citadas reuniones se llevaron a cabo”. »